La Coordinación de ONG y Cooperativas, CONGCOOP, considera que el Estado de Guatemala a través del Gobierno actual, apoya la expansión de la industria y proyectos extractivos, entre ellos el cultivo de palma aceitera en las Verapaces, la Costa Sur y Petén; provocando el desvío y contaminación de ríos, la degradación de los suelos; explotación por las grandes industrias, deforestación, cambio del uso del suelo, y la falta de disposición de desechos sólidos en vertederos clandestinos.