En el marco del DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES, en que conmemoramos las luchas transcendentales en búsqueda de la equidad y la igualdad de géneros, para mejorar las condiciones y oportunidades de vida, hacemos un llamado a la continuidad de acciones reivindicativas, frente al contexto nacional, lleno de inequidad, corrupción, injusticia, empobrecimiento, violencia e impunidad, que nos afecta en mayor medida a las mujeres.

Guatemala sigue contando con un Estado que no cumple con ejecutar acciones, a través del presupuesto nacional de egresos, que disminuyan las brechas creadas por el modelo económico extractivista, y pone en riesgo a poblaciones vulnerables, especialmente a las mujeres. Esto a pesar de sostener la economía del país a través de la economía del cuidado, y el desempeño en trabajos de la agricultura familiar y en trabajos asalariados.

Ejemplo de ello, es el bajo presupuesto asignado a acciones dirigidas a la salud integral de las mujeres en el MSPAS, que para el año 2018 contó con un presupuesto vigente de Q.564.57 millones, representando el 8.6% del total de su presupuesto, con una ejecución deficiente del 94.16%, dejando de ejecutar Q32.94 millones. Y en el caso del MAGA, 15% del total de su presupuesto está asignado a las mujeres jefas de hogar, ubicadas en el área rural. Sin embargo, cuestionamos la calidad del gasto, debido a que éste está dirigido a programas asistencialistas, a pesar de las propuestas de organizaciones de mujeres, que van dirigidas a la producción sostenible y sostenida de alimentos saludables en el marco de la soberanía alimentaria.

Exigimos a servidoras y servidores públicos, inmersos en las diferentes instancias estatales, a que cumplan con el objetivo de atender a la población guatemalteca, en el alcance del cumplimiento de sus derechos, principalmente hacia las poblaciones empobrecidas, entre ellas, las mujeres de todas las edades.

En el marco de la contienda electoral, hacemos un llamado a las y los candidatos para cumplir los derechos humanos y los estándares internacionales de respetar, proteger y promoverlos. Además, se les insta a no instrumentalizarnos en el proceso de elecciones 2019. Sobre todo, se les exige que prioricen en sus programas de gobierno, las necesidades de las mujeres, especialmente las de las zonas rurales.