Corrupción flotante

La deuda flotante nos hará hundir y no flotar.

Helmer Velásquez

Fuente menor Fuente normal Fuente grande
Queda uno perplejo, al enterarse que ni siquiera se conoce monto exacto, ni qué dependencias del Estado la generaron, y lo más grave no saber para qué se utilizó. Con semejante descalabro, no queda más que preguntarse. ¿De qué sirven las misiones de “evaluación” que sobre el manejo de nuestras finanzas realiza el Fondo Monetario Internacional y de las cuales siempre salimos bien librados?, incluso merecedores de acuerdos Stand By. Ni qué decir, del inoperante papel de la complaciente Contraloría General de Cuentas.
Para ver artículo completo en edición digital de elPeriódico