-Solamente se destinan Q139.5 millones dentro del Presupuesto Nacional para enfrentar los impactos del Cambio Climático, y Q112.5 millones a través de la cooperación externa.

-A casi tres años de vigencia de la Ley sobre el Cambio Climático, no se ha constituido el Fondo Nacional de Cambio Climático.

Según lo que establece la Ley marco referente al Cambio Climático (artículo 26), -todas las instituciones públicas que tengan funciones asignadas en dicha ley deberán asignar dentro de su presupuesto los recursos necesarios para el cumplimiento de las mismas-. Al realizar un análisis de la ejecución de los presupuestos de las diferentes instituciones (9 en total), que debieron destinar recursos para el tema del cambio climático, y tomando como base las informaciones proporcionadas, pudimos establecer lo siguiente:

Al 31 de julio/16, se han destinado (presupuesto vigente) Q139.5 millones, principalmente en los ministerios de Ambiente (Q13.9 Millones), MAGA (Q96.5 millones), Insivumeh (Q8.1 millones), con una ejecución del 43.39% del total. Es importante mencionar que en los siete meses observados, ha habido recortes importantes como: Q12.8 millones en el MARN, Q27.3 millones en el MAGA.

En cuanto, a los proyectos financiados por la cooperación externa, suman al corte, Q112.5 millones, se ejecutan en el MARN, si los incrementamos al presupuesto vigente (Q139.5 millones) son Q.252.0 millones, de los cuales la cooperación cubre un porcentaje importante.

Dentro de las instituciones observadas, se pudo establecer que solamente 9 trabajadores/as están asignadas al tema del cambio climático.

A la vez se visualiza que lo destinado para el cambio climático dentro de presupuesto nacional representa el 0.20% del mismo, porcentaje realimente “insignificante”, comparado con el PIB constituye el 0.03%. Indudablemente, con dichos recursos no es posible cumplir con el objetivo de la ley marco que indica “Establecer las regulaciones necesarias para prevenir, planificar y responder de manera urgente, adecuada, coordinada y sostenida a los impactos del cambio climático en el país”, igualmente avanzar en el cumplimiento del objetivo 13 de los ODS (Adoptando medidas urgentes para mejorar las condiciones de vulnerabilidad de las poblaciones ante el cambio climático y combatir sus causas), que en los numerales 13.1(Fortalecer la resiliencia y la capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales) y 13.2 (Incorporar medidas relativas al cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales). Igualmente es fundamental indicar que Guatemala es uno de los ocho países más vulnerables ante el fenómeno del cambio climático en el mundo.

Por otro lado, es fundamental mencionar que a la fecha el Fondo Nacional de Cambio Climático, cuyo objetivo es financiar planes, programas y proyectos de gestión de riesgo, reducción de la vulnerabilidad, entre otros; después de casi tres años de vigencia de la Ley no se ha implementado, el cual es clave para hacerle frente al cambio climático. En ese mismo sentido es fundamental aplicar los principios rectores de la Ley Marco, especialmente el de In dubio, Pro Natura, “que obliga ante la duda que una acción o omisión pueda afectar el ambiente o los recursos naturales, las decisiones que se tomen deben ser en el sentido de protegerlos”, y el Principio de Precaución, “para prever, prevenir o reducir al mínimo las causas del cambio climático y mitigar sus efectos adversos.”

Por último, hacer mención que las desigualdades, la pobreza, la discriminación de género, etnia y la falta de una institucionalidad sólida, provocadas por un modelo de acumulación devastador a nivel global y nacional, aumentan aún más la vulnerabilidad ante los peligros climáticos.

Guatemala, 5 de agosto 2016

Conferencia cambio_climtico_05082016