Categoria: Opinión - Publicado: 29/11/2012 - Por: IDEAR-CONGCOOP

Actualmente en el Congreso se discute la aprobación de la Iniciativa 4084, Ley de Desarrollo Rural Integral. Desde el lunes 26, las organizaciones campesinas junto a otros sectores, hemos demandado que el Congreso la apruebe, pero a pesar de tres días de discusión continuamos esperando…

Por parte del Ejecutivo y la mayoría de diputados del Congreso, se ha expresado públicamente que existe voluntad por aprobar la Iniciativa 4084, sin embargo, en los hechos la falta de quórum en el hemiciclo, y las posturas y recursos de los sectores conservadores de la Cámara del Agro y CACIF, ha empantanado y contribuido a polarizar la aprobación de tan importante ley.

Los atrasos provocados por algunos diputados en este caso, contrastan con la celeridad con que aprobaron recientemente las reformas a la Ley de Telecomunicaciones. Pero lo más preocupante es la postura del sector privado, especialmente de la Cámara del Agro. Las declaraciones de su vicepresidente Sr, Ricardo Villanueva, lo revelan:

1) La cámara del agro, sigue asustando con el "fantasma de la reforma agraria", al argumentar que la ley DRI amenaza el régimen de propiedad privada. Esta postura refleja el uso de discursos fuera de contexto histórico, pero especialmente indica el manejo ideológico que la Cámara del Agro tiene sobre la discusión de los asuntos agrarios y rurales más importantes del país.

2) El Sr. Villanueva vuelve a evidenciar el manejo mal intencionado de la Cámara del Agro respecto a la cooperación internacional aduciendo que ésta financia a las organizaciones campesinas con fines aviesos, falacia totalmente alejada de la realidad, porque son las organizaciones campesinas, quienes en consulta con las bases y sus necesidades, desde hace varios años plantearon la propuesta de desarrollo rural integral. Es preocupante ver como nuevamente se arremete contra la cooperación internacional y se exige al gobierno romper relaciones diplomáticas con países que han dado importantes aportes al país.

3) Otro argumento que dejan ver los medios de comunicación es la idea de "sistema finca" que prevalece en la mentalidad de estos sectores. Hasta la forma como se refiere a los líderes campesinos, la postura ante el diálogo y el creer tener la razón absoluta, refleja ese esquema mental que aún conserva al considerar al otro como inferior.

4) Los recursos legales interpuestos por este sector, cristalizan también la versión restringida que sobre el Estado de Derecho prevalece entre los grandes propietarios del país. Todo lo anterior, contribuye a evidenciar que quienes polarizan el debate, son precisamente estos sectores.

Al contrario, las organizaciones campesinas y su liderazgo, han demostrado su capacidad de articulación, de formulación de propuestas y el interés que desde el Estado y sus órganos, se generen las condiciones para favorecer a millones de familias pobres del campo.

Las organizaciones campesinas e indígenas insisten en considerar que la Ley de Desarrollo Rural Integral por primera vez reconoce la necesidad de priorizar la agricultura y economía familiar, y plantea políticas que contrastan con la lógica asistencialista impulsada por los últimos gobierno, al distribuir fertilizante químico, bolsas de dependencia, harina fortificada y programas que lejos de alejar el hambre y la desnutrición, han generado mayor dependencia.

Entre las ventajas de la aprobación de la Iniciativa 4084 destacan:

a) Contar con normas sustantivas que ante la ausencia de voluntad política obliga al Estado a asumir.

b) Garantiza la implementación de los lineamientos generales de la Política de Desarrollo rural.

c) Establece una nueva institucionalidad agraria en Guatemala que garantiza la implementación de las políticas, programas, proyectos que contribuyen al logro de desarrollo rural integral y a la reducción de la desigualdad y la pobreza.

d) Le otorga un carácter intemporal para apoyos en el campo.

e) Incluye políticas que incentivan la producción y programas para facilitar crédito, democratización de la tierra, programas de educación, salud y, trabajo.

f) Establece la práctica de la soberanía alimentaria y el derecho a la alimentación.

La aprobación de la ley de desarrollo rural integral, se constituirá en el primer paso para la definición de la política pública de desarrollo rural, agrícola y agrario, tan importante para el verdadero combate a la pobreza y el hambre en Guatemala.

La aprobación de la Ley, será un paso fundamental para el desarrollo desde los pueblos en Guatemala y se constituirá en la base para la superación de la desnutrición, la pobreza y el desempleo.

El desafío es grande, y no bastará con la aprobación de la ley, sino con su reglamento, los recursos financieros y la institucionalidad que de ésta se deriva. Esto será sin duda una lucha que se avecina.

La historia le dará la razón a los y las diputados/as que aprueben la Ley de Desarrollo Rural Integral.

IDEAR-CONGCOOP
Para ver artículo completo presione el siguiente enlace:
http://www.tvmaya.org.gt/opinion/CONGCOOP/La_Ley_de_desarrollo_rural_una_necesidad_historica.html