COMUNICADO PÚBLICO

 Quienes conformamos la Coordinación de ONG y Cooperativas, -CONGCOOP-, indignados hacemos nuestro el reclamo de justicia, que quince extraordinarias, ejemplares y valientes mujeres q’eqchís, han presentado, ante el sistema nacional de justicia, su reclamo deriva de la oprobiosa situación a que fueron sometidas por miembros del ejército nacional, aprovechando la impunidad que les otorgaba la dictadura militar, durante los años ochenta, en destacamentos militares, ubicados en los municipios de Panzos y el Estor. Estos “hombres de armas” cuya principal tarea fue reprimir a campesinos y campesinas desarmados, por encargo de los terratenientes de la zona.

Previo a secuestrar y someter a vejámenes, violencia sexual y esclavitud laboral, a las ahora solicitantes de justicia, sus esposos e hijos, fueron asesinados. Es ahora deber del Estado resarcirlas, y la única forma digna de hacerlo es sometiendo a los tribunales a sus torturadores -hasta ahora impunes-, y condenarles por sus desquiciadas e inhumanas acciones, que no tienen ninguna relación con el conflicto armado interno y que más bien son parte de las acciones de genocidio, físico, moral y económico que se enderezó en contra los pueblos indígenas en Guatemala. Es ahora cuando le corresponde al ejército nacional, señalar a los perpetradores y colaborar con la justica. Solo de esta forma se entenderá que el ejército en algo ha cambiado.

Justicia para las hermanas q’eqchís y sus familias. Nuestra solidaridad y admiración por su entereza. Son ustedes un ejemplo, de futuro.

 

Guatemala, octubre de 2012           COMUNICADO PBLICO