Nuevo Parlacen

El órgano fundamental de la integración regional.

Helmer Velásquez

La integración de Centroamérica registra avances notables a esta altura de la historia del istmo. Contamos con estructuras políticas y económicas que buscan consolidarse. Así desde una Corte Centroamericana de Justicia (CCJ), cuya jurisdicción aún no se explaya por el Istmo, dado que Panamá y Costa Rica no la reconocen, esto pese a que la historia asigna a Costa Rica ser precursor de este organismo en los albores del siglo XX. Existe a la vez un complejo entramado institucional, que bajo la égida del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) conjuga y aborda tantas aristas como ejes articuladores tiene un proceso de armonización social, político, económico, comercial, y académico, entre el variado contenido de todo proceso integrador.

Esta afanosa historia, –de la integración regional– ha estado cruzada por crítica acre e incluso por sabotajes expresos o velados para evitar su concreción. Desde bizarras guerras e intrigas que hicieron abortar en su momento el Mercado Común Centroamericano (MCCA), hasta conspiraciones contra el proceso basadas en la preeminencia de aviesos intereses empresariales por sobre las bondades de la integración. La deslegitimación del proceso ha sido el instrumento predilecto de quienes se oponen a la integración, así utilizando, la inclusión de figuras políticas desacreditadas en sus países, como argumento para construir falacias que por generalización imperfecta les llevan a concluir, que es el SICA un artilugio, urdido por políticos venales para garantizarse protección y refugio para sus años dorados.

Este argumento ha llegado a ser una “verdad” para círculos sociales de la región. Es sin embargo una patraña. Un organismo de nueva generación en el proceso es el Parlamento Centroamericano (Parlacen), surgido de Esquipulas II y constituido en 1991. Es el órgano político de la integración. Una materia pendiente de este órgano: la negativa de Costa Rica a integrarlo. Contrariamente, República Dominicana es miembro pleno. Panamá ha reconsiderado y es miembro de derecho. El Parlacen está llamado a escribir páginas memorables en la integración. De esa cuenta las reformas a su tratado constitutivo aprobadas en 2010, van en la dirección correcta. Tiene ahora –el Parlacen– facultades vinculantes al SICA, fiscaliza el presupuesto y dinamiza sus tareas. En este tiempo de reformas políticas será propicio debatir, sobre el carácter vinculante que las resoluciones del Parlacen deben tener para la región.

Para ver edición digital en El Periódico.com presione el siguiente enlace