Noticias

 

Vecino notable e hijo predilecto.
Helmer Velásquez 

Guatemaltecos existimos en abundancia, sin embargo, personajes trascendentales construidos desde el crisol de la ciencia, la cultura y la lucha social, son pocos y si exigimos que posean, combatividad, mística, disciplina y entrega revolucionaria, la cantidad es aún menor; y sí agregamos: leer, escribir y ver más allá de lo estrictamente necesario –aún careciendo del sentido de la vista–, quedan nada más que seres excepcionales, cuya dimensión es superior al común de los mortales. Este es el caso Mario René el Choco Matute García-Salas. Vecino notable e hijo predilecto de este país.

Es un personaje extraño, para empezar se guía por radar, “mira” más que los demás, escribe libros, lleva ya ocho en su haber, cree en una sociedad sin clases, es Maestro, se licenció en Psicología, vive en México “por su puro gusto”, quién sino él mismo provocó que lo persiguiera la dictadura militar, lo acusaron de tener demasiada puntería, es un ser enorme cuya huella recogen las aulas de la San Carlos y el Movimiento Revolucionario, este año apagó ochenta velitas. Histórico y visionario, ha sido socorrido por la vida y abatido por unos cuantos inviernos, quizá uno de los más crueles: el asesinato de su primogénito Mario René, a manos de sicarios del régimen de los militares. Es Mario René un hombre raro, podría haber dedicado su vida al remanso, guarecido en el alero de una “limitación física”. Sin embargo, el Choco no nació para eso, vino al mundo para ser patriota, libre pensador y maestro. Es el tipo de ser que Guatemala necesita le florezcan por millones.

Que Choco más terco este, inicia un nuevo Bak’tun seguro de sí y proclamando sus viejas necedades: justicia social, educación para todos, inclusión para los pobres, Reforma Agraria Campesina, Estado pluricultural y multilingüe, trabajo, estudio y organización para los no videntes. Este sí es un estadista. De qué material estará hecho este extraño sujeto, es seguro que proviene de una madre dulce y una familia entrañable. De qué otra forma ser alguno podría prodigarse en afecto, contribución social y sueños de futuro si la vida le niega vivir en su querida Guatemala, bajo el alero familiar y la fraternidad de los viejos camaradas. Bienvenido a la patria Maestro Matute García-Salas y que con esa enjundia inherente a los viejos paladines soples otras ochenta velitas, cargadas de humor, lucha y esperanza acá en tu querida Guatemala a cuya historia perteneces.

Para ver edición digital de ElPeriódico presione el siguiente enlace
http://elperiodico.com.gt/es/20121220/opinion/222359/

 

La causa del sufrimiento es obvio: la voracidad de los mineros.

Helmer Velásquez

Fuente menor Fuente normal Fuente grande
Largos nueve meses lleva el plantón que vecinos de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc, mantienen frente a la mina El Tambor. El plantón comunitario tiene por objeto defender la vida y la naturaleza; en esta brega, los vecinos han sufrido agresiones verbales y físicas de hombres conocidos y desconocidos; cuentan ya en su bitácora con un intento de asesinato dirigido contra Yolanda Oquelí, dirigente del lugar. El desasosiego llegó a estas tierras, con el inicio del siglo XXI como fantasma, sin preguntar a los pobladores si querían “la inversión”. La afrenta ha sido rechazada como lo haría cualquier persona sensata, especialmente por las madres, aquellas que durante los últimos días ha enfrentado, no solamente los rigores de la naturaleza sino al represivo pelotón antimotines de la Policía Nacional Civil. 

 

La causa del sufrimiento de estas dulces madres, es obvio: voracidad de un grupo de accionistas mineros, que sin más pretensión que el incremento de sus ganancias, a costa del dolor ajeno, decide extraer metales preciados.  No sabrán ni les interesará conocer en dónde se ubican estas comunidades. Simplemente enviaron “ingenieros y personal de seguridad” para instalar equipos de extracción. Y aquí empezó el asunto. Lo que está en disputa es el agua –de por sí– precaria en aquellos páramos. Las primeras en alistarse a la resistencia fueron las madres que tratan proteger a sus hijos, a su familia. El Estado –indolente– busca reprimirlas. El ministro de Gobernación, cuyo palmarés contiene ya varios desalojos violentos y ejecuciones extrajudiciales. En un aire de político de aldea dijo, “el gobierno está para acompañar a las empresas”, y con sapiencia doctoral, agregó: “la mina que allí se pretende explotar no causa ningún daño ambiental”, refiriéndose a San Pedro Ayampuc y San José del Golfo.

Sin embargo, la sabiduría popular y de las madres en particular, no son fáciles de engañar, por el contrario, las mujeres de La Puya en defensa de la naturaleza –y sin proponérselo–, están ahora en un sitial de honor en América Latina, verdaderas heroínas de la vida y la naturaleza. Ellas, con fuerza moral y ética, enfrentan a los “valientes antimotines” y a su doctoral ministro. Los inversores mejor harían en llevarse sus máquinas. Reformar la ley y declarar Guatemala libre de minería es un acto de justicia y soberanía. 

Para ver edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace: 

 

 

 

http://www.elperiodico.com.gt/es/20121213/opinion/222009/

 

 

 

 

Para ver edición digital presione el siguiente enlace:

http://americalatina.landcoalition.org/sites/default/files/Declaracion%20de%20Cartagena%20web%20ES.pdf

 

Quedó en evidencia es enemigo del progreso y del campesinado.
Helmer Velásquez

En un país como el nuestro, el habitáculo político está construido sobre bases fangosas, en él conviven seres de conducta y moral disminuida, se trata de alevines de políticos, ávidos de fortuna y toscas ambiciones, son chistoretes de estadista; serviles y cobardes frente al patrón, traicionan por denarios no importa el monto. Son como reptiles en circo de zombis, devoran carroña de la presa del amo. Son fieles al que paga. No importa lo que mande. Vacuos en discurso, acaudalados con el dolor ajeno, amanceban con el potentado, abrazan ancianos; son síntesis perversas del éxito político, se conciben como “padres del patria”.

Estas imágenes vienen a mi mente cuando rememoro las escenas vividas la última semana de noviembre en el Congreso. Es el lado oscuro de la política criolla. En el anverso de la moneda asistimos a un verdadero –presagio– del cambio de era; los campesinos organizados llevaron al centro del “poder” político su demanda hecha iniciativa de Ley –la 4084–. La sociedad se conmueve, apoya, algunos en silencio otros son expresivos. Los patrones se agitan, hacen sesudos análisis, sus abogados realizan una patética “defensa del Estado de derecho”, la mascarada es obvia, no concita apoyo. La Presidencia de la República legitima del esfuerzo campesino. Se agitan viejos y nuevos fantasmas. Nada ha cambiado bajo el sol, los Acuerdos de Paz fueron en balde. Doscientos mil muertos en 36 años no cuentan. La vieja historia: un empresariado acorazado en ideología desfasada y antinatural. El avance social les es peligroso. Entender a la elite feudal del agro es imposible.

El defensor de ancianos, quedó en evidencia es enemigo del progreso y del campesinado, de titiritero paso a títere, aprovecho la ocasión para demostrar fidelidad al capital a los mismos que lo odian por igualado, desconfían de él, le consideran advenedizo y de poseer capital oscuro, sin embargo, se sirvieron de él y este les demostró lealtad, que es capaz de servirles y está dispuesto a ello, piensa como ellos y para ellos. Eso sí se lamenta no tener estirpe, haber nacido en provincia y que le supongan mafioso. Eso lo hace inviable, nunca será invitado a la mesa a la mesa del patrón.

Volviendo al anverso de la escena reconocemos a los diputados que levantaron la bandera de la dignidad, a la Oficina de Derechos Humanos de la ONU cumplió fielmente su mandato.

Para ver edición digital de Elperiódico presione el siguiente enlace:
http://www.elperiodico.com.gt/es/20121206/opinion/221617/

 

Categoria: Opinión - Publicado: 29/11/2012 - Por: IDEAR-CONGCOOP

Actualmente en el Congreso se discute la aprobación de la Iniciativa 4084, Ley de Desarrollo Rural Integral. Desde el lunes 26, las organizaciones campesinas junto a otros sectores, hemos demandado que el Congreso la apruebe, pero a pesar de tres días de discusión continuamos esperando…

Por parte del Ejecutivo y la mayoría de diputados del Congreso, se ha expresado públicamente que existe voluntad por aprobar la Iniciativa 4084, sin embargo, en los hechos la falta de quórum en el hemiciclo, y las posturas y recursos de los sectores conservadores de la Cámara del Agro y CACIF, ha empantanado y contribuido a polarizar la aprobación de tan importante ley.

Los atrasos provocados por algunos diputados en este caso, contrastan con la celeridad con que aprobaron recientemente las reformas a la Ley de Telecomunicaciones. Pero lo más preocupante es la postura del sector privado, especialmente de la Cámara del Agro. Las declaraciones de su vicepresidente Sr, Ricardo Villanueva, lo revelan:

1) La cámara del agro, sigue asustando con el "fantasma de la reforma agraria", al argumentar que la ley DRI amenaza el régimen de propiedad privada. Esta postura refleja el uso de discursos fuera de contexto histórico, pero especialmente indica el manejo ideológico que la Cámara del Agro tiene sobre la discusión de los asuntos agrarios y rurales más importantes del país.

2) El Sr. Villanueva vuelve a evidenciar el manejo mal intencionado de la Cámara del Agro respecto a la cooperación internacional aduciendo que ésta financia a las organizaciones campesinas con fines aviesos, falacia totalmente alejada de la realidad, porque son las organizaciones campesinas, quienes en consulta con las bases y sus necesidades, desde hace varios años plantearon la propuesta de desarrollo rural integral. Es preocupante ver como nuevamente se arremete contra la cooperación internacional y se exige al gobierno romper relaciones diplomáticas con países que han dado importantes aportes al país.

3) Otro argumento que dejan ver los medios de comunicación es la idea de "sistema finca" que prevalece en la mentalidad de estos sectores. Hasta la forma como se refiere a los líderes campesinos, la postura ante el diálogo y el creer tener la razón absoluta, refleja ese esquema mental que aún conserva al considerar al otro como inferior.

4) Los recursos legales interpuestos por este sector, cristalizan también la versión restringida que sobre el Estado de Derecho prevalece entre los grandes propietarios del país. Todo lo anterior, contribuye a evidenciar que quienes polarizan el debate, son precisamente estos sectores.

Al contrario, las organizaciones campesinas y su liderazgo, han demostrado su capacidad de articulación, de formulación de propuestas y el interés que desde el Estado y sus órganos, se generen las condiciones para favorecer a millones de familias pobres del campo.

Las organizaciones campesinas e indígenas insisten en considerar que la Ley de Desarrollo Rural Integral por primera vez reconoce la necesidad de priorizar la agricultura y economía familiar, y plantea políticas que contrastan con la lógica asistencialista impulsada por los últimos gobierno, al distribuir fertilizante químico, bolsas de dependencia, harina fortificada y programas que lejos de alejar el hambre y la desnutrición, han generado mayor dependencia.

Entre las ventajas de la aprobación de la Iniciativa 4084 destacan:

a) Contar con normas sustantivas que ante la ausencia de voluntad política obliga al Estado a asumir.

b) Garantiza la implementación de los lineamientos generales de la Política de Desarrollo rural.

c) Establece una nueva institucionalidad agraria en Guatemala que garantiza la implementación de las políticas, programas, proyectos que contribuyen al logro de desarrollo rural integral y a la reducción de la desigualdad y la pobreza.

d) Le otorga un carácter intemporal para apoyos en el campo.

e) Incluye políticas que incentivan la producción y programas para facilitar crédito, democratización de la tierra, programas de educación, salud y, trabajo.

f) Establece la práctica de la soberanía alimentaria y el derecho a la alimentación.

La aprobación de la ley de desarrollo rural integral, se constituirá en el primer paso para la definición de la política pública de desarrollo rural, agrícola y agrario, tan importante para el verdadero combate a la pobreza y el hambre en Guatemala.

La aprobación de la Ley, será un paso fundamental para el desarrollo desde los pueblos en Guatemala y se constituirá en la base para la superación de la desnutrición, la pobreza y el desempleo.

El desafío es grande, y no bastará con la aprobación de la ley, sino con su reglamento, los recursos financieros y la institucionalidad que de ésta se deriva. Esto será sin duda una lucha que se avecina.

La historia le dará la razón a los y las diputados/as que aprueben la Ley de Desarrollo Rural Integral.

IDEAR-CONGCOOP
Para ver artículo completo presione el siguiente enlace:
http://www.tvmaya.org.gt/opinion/CONGCOOP/La_Ley_de_desarrollo_rural_una_necesidad_historica.html