Noticias

La invasión a San Rafael Las Flores.

 

Helmer Velásquez

El real problema con la minería estriba, en que absolutamente nadie, querrá ver su casa convertida en un socavón o su tierra transformada en un árido jardín de los recuerdos. Hay quienes afirman que hay minería buena, ambientalmente amigable, socialmente responsable y otros disparates, lo que no dicen estos “defensores de la naturaleza”, es que ellos viven a cientos y miles de kilómetros de los lugares en donde se desarrolla tan amigable inversión. Tampoco es absoluto que el derecho de las comunidades, termina en donde inicia el de la empresa, esto en referencia al derecho propiedad sobre la tierra. Este habrá que analizarlo en su tracto histórico, el cómo y para qué se constituye. Y no –estrechamente– a partir del derecho real generado, menos aún, si la finalidad de este resulta gravosa a los vecinos del adquiriente. 

En análisis amplio habrá que acudir, a categorías jurídicas constitucionales por ejemplo: “el interés social, priva sobre el particular” y el hecho que el Gobierno de Guatemala “se funda en principios de justicia social”, esto supone que ningún derecho privativo puede estar por encima del derecho al agua y el alimento, así que, siguiendo esta línea de pensamiento, la llegada a San Rafael Las Flores de Tahoe Resources, cuya denominación comercial es: Mina San Rafael, S. A. violentó elementales derechos de los pobladores del lugar, lo señalado y el derecho al trabajo, esto al hacer peligrar riesgosamente su agricultura por contaminación ambiental, particularmente hídrica. Es decir, la injerencia minera, daña el lugar a donde llegue, no obstante cuente con autorizaciones –cual sainete– de funcionarios animados por la corriente empresarial, que hace poder político y económico en este país. 

En San Rafael Las Flores, Santa Rosa, el capital canadiense llega y se apropia –por compra escasamente legítima– de alrededor de 20 kilómetros cuadrados de territorio. Si tomamos en cuenta que San Rafael cuenta con 84 kilómetros cuadrados, resulta que la minera posee ahora la cuarta parte del territorio del municipio y trajo con ella: hombres armados que ven de reojo a los comuneros, seguridad privada que los intimida “a prevención”, desestructuró la red social comunitaria, persigue penalmente a los vecinos –algunos– soportan 27 querellas en su contra. En fin esta mina nunca debería “arrancar operaciones”, es lesiva al interés social. La vida de pequeños productores dedicados a la labranza y pequeñas unidades ganaderas desapareció. Son ahora: “enemigos del progreso, el desarrollo y el Estado”. En estas condiciones, es razonable, una moratoria a la exploración minera.

Screen shot_2013-04-11_at_7.01.26_AM

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más allá del 2015, Campaña por un marco de desarrollo global post Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Taller de Deliberación Regional a OSC
Los Objetivos de Desarrollo del Milenio
Situación Actual en Guatemala 
-El futuro que queremos-

CENDEC Chimaltenango (Finca La Alameda Parcela 312, Chimaltenango,
Teléfono 7839-3253)
Fecha: 12 de abril de 2013
Hora: 09:00 a 17:00 horas
Guatemala, América Central 
Los esperamos

 ODM Invitacin_Regional_Chimal_12042013

 

 

Columna de Helmer Velásquez, director de CONGCOOP, publicada en El Periódico el jueves 4 de abril de 2013.

Abandonó a huestes y electores
En un mes de marzo, treinta y nueve años atrás, Efraín Ríos Montt estaba en el centro de la historia, era candidato presidencial del Frente Nacional de Oposición, estructura conformada por históricos políticos cuya alta credibilidad y promesa de cambio, determinó un inobjetable triunfo electoral, este no fue aceptado por el Ejército que lleva a la práctica "el plan b˝: un colosal fraude electoral que culmina con la adjudicación de la victoria y consecuentemente la Presidencia de la República a Kjell Eugenio Laugerud García. Vergonzoso episodio de la vida nacional en el cual no me detendré, solo anoto que se trató de un invento típico en las dictaduras militares que han asolado Guatemala.
Quiero -por ahora- dirigir la mirada al sujeto, al hombre noticia, al soldado de la esperanza, como gustaba hacerse llamar a Ríos Montt desde un obligado parangón entre 1974-2013; un mismo Ríos Montt colocado en tránsitos históricos contradictoriamente diferentes: en la década de los setenta, aclamado como líder popular, para 2013, acusado de crímenes a mansalva, solo le quedan sus ínfulas histriónicas y los rasgos de emperador decadente. Durante las elecciones de 1974, la juventud mayoritariamente se abocó a las urnas y votó sin embages por el "soldado de la esperanza˝. Una vez conocido el fraude, esta misma juventud a convocatoria de la dirigencia política demócrata cristiana, social demócrata y revolucionaria, salió a las calles en el inicio de los que se pretendió fuese la resistencia al fraude.
En la Universidad de San Carlos se convocó a una concentración frente a la Rectoría, para denunciar el fraude y se suponía continuar la resistencia, en esta actividad Ríos Montt, refirió que estaba dispuesto a la resistencia, a llamar a la huelga, "pero sangre no, no más derramamiento de sangre de guatemaltecos˝. Salvo -como lo comprobaríamos ocho años después- que esta fuera de indígenas, estudiantes, intelectuales y cuanto patriota, el régimen determinara. 
Posterior a aquel "heroico˝discurso quedó claro que la resistencia no podría construirse bajo la dirección de Ríos Montt. Este desapareció de la escena pública y en cuanto pudo huyó del país, transó con sus pares y traicionó al pueblo en su lucha por la democracia. Este general acobardado perdió en aquella ocasión su encuentro iluminado con la historia. Lejos de eso se plegó a los intereses de la cúpula militar y se sumó a su proyecto. Quizá ahora -en juicio- la historia le cobre esta y otras afrentas al pueblo de Guatemala. La historia da la razón al pueblo Ixil.

Para ver edición digital presione el siguiente enlace:

http://www.facebook.com/photo.php?fbid=486753398046791&;set=a.433516990037099.103078.100001364047306&type=1&theater

Screen shot_2013-04-05_at_7.01.23_AM

 

 

El resurgir de las tempestades.
Helmer Velásquez 
Dentro del correlato: instalación, confrontación y operación convulsa de las empresas dedicadas a la extracción de bienes públicos, la cuestión empieza a transitar por límites peligrosos, del juicio político/penal, hemos arribado al cenagoso terreno del secuestro y el crimen, es decir, en las puertas del averno. De nuevo tocamos fondo. De las tinieblas reaparecen los escuadrones de la muerte; tan cerca de los esbirros y tan lejos de la aurora. El terrorismo ataca a mansalva. Una manera estúpida de –pretender– silenciar xincas, q’anjob’ales, chortís, k’iche’s, tz’utujiles, q’eqchi’s, kaqchikeles, mestizos, todos los pueblos aportan su cuota en sangre y no hablo de los horrores históricos, baste el recuento de los 78 primeros días del año. El Gobierno no puede tomar distancia de los hechos, su omisión e incapacidad es gravosa. El índice acusador tarde o temprano, se volverá sobre él si la crisis criminal no se detiene.
En este contexto de criminalización, persecución, cárcel y muerte de la dirigencia social, bien harían en callar dos de los funcionarios del régimen que equivocan el camino, uno, el afable encargado del sistema nacional de diálogo: llama al diálogo a los normalistas advirtiendo “que nada cambiará en la política educativa” y entonces para qué dialogar. Otro: el ministro de Gobernación este en su intervención sobre los crímenes en Xalapán aseguró “es perverso señalar a la empresa minera”. A qué obedece esta defensa de oficio, su tarea es la investigación objetiva. Si bien la elocuencia y ecuanimidad en el hablar no acompañan de común a este ministro. Su desafortunada declaración sobre los crímenes de Xalapán, parece destinada a prevenir la protesta social que este hecho genera y a desviar la atención del fondo del asunto.
Nuestra sociedad no merece un nuevo martirio, hemos pagado un precio demasiado alto por esta precaria democracia, las organizaciones sociales debemos fortalecer lazos comunes frente a la adversidad, fomentar amplias alianzas, iglesias, campesinos, organizaciones de los pueblos indígenas, intelectuales, Universidades… todos, cerremos filas frente al oscurantismo, el racismo y las reducidas huestes fascistoides, que anhelan volver a la égida de la dictadura militar, el secuestro y la masacre de los seres pensantes de este país. Quiero, además, aprovechar estas cortas líneas para expresar mi abrazo y admiración por Rubén Herrera, hijo entrañable del querido Huehue, ahora preso político en este país del absurdo, en donde algunos delincuentes pululan, legislan y hacen gobierno mientras los demócratas y defensores de la naturaleza, Rubén Herrera, es uno ellos, sufren la prisión de la injusticia.
Para ver edición digital presione el siguiente enlace: 
http://elperiodico.com.gt/es/20130321/opinion/226175/          Screen shot_2013-03-21_at_1.40.29_PM

 

La Coordinación de ONG y Cooperativas, 

Se trata del asesinato del compañero Expectación Marcos Ucelo y  la desaparición forzada del Presidente del Parlamento Xinka y Mayordomo de la Comunidad Indígena Xinka de Santa María Xalapán Roberto González y los líderes  Rigoberto Aguilar, y Roberto López, registrada a inmediaciones de Pino Dulce, Mataquescuintla, el domingo 17 de marzo a las 20:00 horas.

Los líderes campesinos retornaban a su vivienda luego de haber participado en el proceso consultivo intercomunitario de la comunidad El Volcancito, San Rafael Las Flores, donde la población -mediante una consulta de buena fe- dijo NO a la minería con el 99.20% de participación ciudadana.

Demandamos el aparecimiento con Vida de Roberto López y Roberto González.

CONGCOOP se solidariza con las familias de las víctimas y la Comunidad Xinka de Santa María Xalapán elevando nuestra demanda para que el Ministerio Público y el Organismo Ejecutivo, agilicen la investigación y esclarecimiento de estos ataques selectivos en contra de la dirigencia campesina.

A la Procuraduría de los Derechos Humanos pedimos condenar el hecho y darle seguimiento al proceso de investigación; a las organizaciones sociales y comunidad internacional que manifiesten su repudio por estos hechos en contra de la dirigencia campesina y popular.

Cuatro líderes campesinos asesinados en menos de 40 días

Con el asesinato del líder Expectación Marcos se eleva a 4 el número de dirigentes campesinos asesinados. El 12 de marzo fue asesinado GERÓNIMO SOL AJCOT, en la aldea Chacayá, Santiago Atitlán, Sololá. Sol Ajcot era líder de la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina, CONIC, y se dirigía a la finca Valparaíso, Chicacao, Suchitepéquez, A desempeñar sus labores entre las cuales destaca la de contador de la organización indígena y campesina.

El 8 de marzo del año en curso, fue asesinado en Chiquimula Carlos Antonio Hernández, líder de la Coordinadora de Organizaciones Populares, Indígenas, Iglesias, Sindicales y Campesinas de Oriente, COPISCO, criminalizado por dirigir manifestaciones en el Oriente del país.

A este atentado se suma el atentado en el que murió TOMAS QUEJ, líder de CONIC que luchaba por su derecho a la tierra en el caserío Joxanté, Purulha, Baja Verapaz. Su cuerpo fue localizado con impactos de bala en la comunidad Chirretzaaj, Cobán, Alta Verapaz, el pasado 26 de febrero de 2013.

135280 158410427651978_2027187165_o-1