Noticias

 

Estimadas y estimados, les compartimos la columna CRISIS DE PORTUARIAS: el efecto del saqueo, publicada hoy en el Periódico y escrita por el

director ejecutivo de CONGCOOP, Helmer Velásquez.

Para ver el artículo digital presione aquí

OPINIÓN

Crisis de portuarias: el efecto del

saqueo

Oscura administración de Santo Tomás y Quetzal.

— Helmer Velásquez

La administración de puertos en este país, viene aparejada de suculentas mordidas por ingreso de “mercadería gris” y el saqueo de los ingresos de las empresas administradoras de aquellas aduanas. Cuestión esta, que a Moralitos  le tiene sin cuidado. Le parece normal. Santo Tomás y Quetzal, son las joyas de la corona, la milicia, siempre ha estado a cargo de aquellos menesteres. Retirados jefes de “inteligencia” han sido administradores de portuarias, en donde han operado, a través de clanes de “cuates”: Cofradía, sindicato, Salvavidas, entre otras familias semiclandestinas, siempre con apoyo de solícitos civiles. De administración portuaria han sabido poco –eso no era importante– lo cardinal del negocio: grabar contrabando y administrar el saqueo. Así que eso de invertir en modernización portuaria y mantenimiento de maquinaria e infraestructura no ha estado en las prioridades. “No ha habido presupuesto”.

Así, ahora, que los dos puertos naufragan. Importadores y exportadores achacan culpas al ineficiente Estado. Ellos son cómplices de la debacle. Allí están La Línea 1 y 2. Por su parte, Moralitos, colocó a sus cuates y felices los cuatro. No importa que los ingresos provenientes de la administración portuaria decrezcan. Circulan rumores de plazas fantasmas, de dejar hacer y dejar pasar. Directivos portuarios con dos o más chances, a la vez, en empresas públicas. Afirman sindicalistas portuarios, que personal cargado a la planilla del Quetzal, sirve a otros entes. El Consejo Económico Social por ejemplo: esa especie de pacto de corruptos, versión multipartita, en donde dormitan sindicalistas, intelectuales venidos a menos, burócratas del cooperativismo, y empresarios sometidos a la justicia. Todos en su día, hermanados en alegre comparsa, defendieron a Otto Pérez, argumentando defensa de la institucionalidad. Quién les cree. Fuera de rapiña y corrupción. El problema portuario es que se trata de una debacle provocada, una estrategia para su privatización. Vieja artimaña, quebrar empresas públicas para justificar su venta a corporaciones nacionales e internacionales. Otto Pérez, inició el proceso.

Corresponde a la sociedad defender estos bienes públicos, volver la mirada a su estratégica función. Extirpar la rapiña, o nos quedamos sin puertos. Se trata de negocios apetecidos por el capital transnacional, que cuenta con tecnócratas y burócratas a su incondicional servicio. Los administradores de lo público, en este país, son capaces de ofrecer en pública subasta los puertos, aunque los pagos se hagan en escondite de filibustero. Otto y Roxana sentaron escuela. Fallida por causas ajenas a su buena voluntad. Moralitos no repetirá el error. Así que ojo.

 

Estimadas y estimados, les compartimos el informe Impacto en los Derechos Individuales y Colectivos de las Comunidades Rurales por la Expansiòn de la Palma Acetera, Uso social del agua, alimentación y ejercicio de la defensa de los derechos humanos, presentado en Chisec, Alta Verapaz.

Para descargar el documento pdf presiones aquí

portada

 

Colectivos Urbanos y Ciudadanxs Comprometidxs con la Justicia convocan a: ACCIÓN DE SOLIDARIDAD CONTRA LOS ASESINATOS POLÍTICOS, REPRESIÓN, INTIMIDACIÓN Y CRIMINALIZACIÓN de Dirigentes Campesinos e Indígenas.

imagen1

Taller de Capacitación a Red de Mujeres por la Soberanía Alimentaria de Chisec, Alta Verapaz, acompañada por ID/CONGCOOP, para el fortalecimiento de su participación y posicionamiento de sus demandas como mujeres ante autoridades municipales y ministeriales, desarrollado en el Hotel Estancia de la Virgen.

https://drive.google.com/open?id=1epcp1WQe2kAb1tppcc5z0qq8DhMWB_9E

Estimadas y estimados compañeros compartimos con ustedes la columna del director ejecutivo de CONGCOOP Helmer Velasquez y publicada hoy en El Periodico. 

Para acceder a la publicación digital presione aquí

Morales y los crímenes políticos

 

Uso indebido del derecho penal y sicariato.

 

— Helmer Velásquez

El oráculo de Jimmy Morales, apunta hacia los desiertos. Desde aquellas lejanas tierras, se le notifica, vía profecía, en una noche de pascua, allá por las playas josefinas, que es el ungido para secundar a los imperios, denostar al Pueblo Palestino y reconocer, sin dilaciones –eso sí, solo después del imperio– a Jerusalén como capital del pueblo de Dios. Que según afirmaba, el Pastor Virgilio Zapata –en los estudios secundarios de Jimmy– es el Israel de hoy. De nada valieron nuestros compromisos de Estado, con la ONU, ni los llamados de países árabes a no consumar aquel acto hostil. Sin embargo, pesó más el escaso cacumen presidencial y la influencia del entorno que le interpreta los sueños. Es claro: Morales Cabrera es presidente de chiripazo.

Así, entre libaciones, bailes de vientre, adulaciones y charlas en lenguas extrañas, el pequeño Jimmy, olvidó el holocausto palestino y en su obnubilación se deja financiar, por pecaminosos dineros provenientes del juego y otros pecadillos. No importa. La fe permite pecado y virtud. Media vez haya arrepentimiento. Bien lo sabe Morales. Reincidente, en aquellos malabares; su candidatura surge con dineros de chafas corruptos y “sobras” de la plusvalía generada por el lomo de trabajadores guatemaltecos. En la “ética cristina” de Morales todos los dineros tienen cabida y los muertos no hablan. El presidente calla. No emite palabra sobre los crímenes de campesinos. Se le acusa de incitación a delinquir. Enarbola un absurdo discurso de odio. A los hijos de la tierra, no les ha resuelto petición alguna, los asesinados entrarán en sus sueños, señalarán su incompetencia y nunca olvidarán su complicidad con los dueños de la tierra. Aquellos que le adulan, y acompañan en desayunos de oración. Mientras someten al pueblo a hambre, arrebatándole la tierra. Amparados por el apoyo del ejército que Morales “comanda”. Es lo mismo que hace Israel con los Palestinos. Roba su tierra y usted Presidente aplaude aquello.

La noche de negra de la represión en contra el pueblo de Guatemala, debe detenerse, ahora, las fuerzas sociales debemos movilizarnos, señalar al incompetente gobierno de Morales Cabrera por su complicidad en los crímenes. Iglesias, academia, juventudes, campesinos, organizaciones sociales, ¡todos! debemos repudiar, los asesinatos de: Mateo Chaman Paau, Luis Arturo Marroquín, José Can Choc y la agresión armada en contra de dirigentes de la Asociación Campesina Chortí. Detener la vuelta al pasado, debe ser una prioridad para los guatemaltecos de bien. Nunca más la sangre campesina irrigando los campos. Libertad a los presos políticos.