Quienes somos

1quienes-somos

CONGCOOP es una coordinadora que durante años se ha dedicado a promover propuestas de desarrollo.
Leer más...

Nuestro trabajo

2nuestro-trabajo

Nuestro rol de incidencia se fundamenta en dos ejes: producción intelectual y diálogo político.
Leer más...

Nuestros miembros

Nuestros miembros

La coordinadora CONGCOOP está integrada por las siguientes organizaciones:
Leer más...

Contáctenos

Contáctenos

Acérquenos sus observaciones, comentarios, sugerencias y/o estudios.
Leer más...

Institutos de Congcoop

IDEAR

IPD

Contáctenos

PBX: (502) 2503-0600
WHATSAPP: (502) 4299-2497

Dirección:
1a calle 50-77, Zona 2 de Mixco, Colonia Molino de Las Flores. Guatemala.

Estamos en Facebook

 

Guatemala, agosto 2013

 Periodista y licenciado

José Rubén Zamora Marroquín

El Periódico.

José Rubén:

Reciba usted nuestro abrazo; en este va implícita solidaridad, reconocimiento y compromiso con la libertad de expresión, su persona, familia y colegas del Periódico. En este país –nuestro país- los sátrapas, siempre han concebido el ejercicio ciudadano de expresión libre y crítica, como tormento insoportable al cual no deben estar sujetos, y por tanto actúan en consecuencia; acá en donde la corrupción se ha transformado en “la manera de gobernar”, resulta imprescindible –a los corruptos- acallar el juicio crítico, individual y colectivo. Una vieja obsesión de los déspotas.

Un cerco policíaco a la vivienda, de un periodista, no tiene a nuestro juicio más objeto que intimidar. Siempre tratamos de creer que esos son tiempos idos, que los desmanes dictatoriales han cedido al paso de los tiempos, sin embargo, debemos reconocer con amargura y cólera, que aún están presentes. Que se requiere aún, de pluma, valor e intelecto para seguir construyendo la Guatemala democrática, aquella que sea ajena, a la persecución, al crimen, a la desesperanza. Una Guatemala que en vez de criticar a sus hijos, los reconozca y fomente su labor. Esa Guatemala llegará, Periodista Zamora Marroquín sí y solo sí el país cuenta con Periodistas como usted, aquellos que pese a la adversidad y los escollos, sostienen su labor, aquella que deviene consustancial a la democracia.

Al gobierno de turno: ustedes que se afirman suscriptores y garantes de los Acuerdos de paz, aquel conjunto de prescripciones cuya síntesis es la creación de una Guatemala democrática, próspera e incluyente, en donde derecho a la vida, participación y libertad de expresión, son los puertos en donde se ancla nuestro futuro como país, aquellos básicos principios, NO PUEDEN USTEDES TRAICIONARLOS, por intereses espurios. La vida y la Libertad del Periodista José Rubén Zamora Marroquín, en lo que les atañe, es una cuestión de Estado. La exacta obligación de ustedes es preservarla libre de amenaza alguna.

Por la Junta Directiva y Ejecutiva de la COORDINACION DE ONG Y COOPERATIVAS –CONGCOOP-

HELMER VELASQUEZ

SOLIDARIDAD JOSE_RUBEN_ZAMORA_11082013

 

Una “nomenklatura” agotada.

Helmer Velásquez

El incumplimiento del traslado de fondos a la Universidad de San Carlos (Usac), por parte del Organismo Ejecutivo, trae a colación la precaria situación de la Carolingia; no hago referencia a las finanzas, señalo que aquello de conspicua no existe más. De rectorados anodinos hemos transitando a directorios opacos, sin brillo académico; el epílogo de la vida pública de Eduardo Meyer, representante de esta “generación” de rectores, refleja exactamente el carácter de las últimas administraciones universitarias. No extraña en consecuencia, que ahora que la Carolingia requiere de sus egresados y sectores sociales, no concite apoyo de ningún sector importante del entramado social.

Ni siquiera la derecha política anidada en San Carlos, se ha pronunciado en apoyo a la demanda presupuestaria. Y es que una Usac dedicada en esfuerzo y recursos a crear “rectores presidenciables” no tiene calidad moral para exigir apoyo popular. Una Usac cuyo designado en la Corte de Constitucionalidad votó en favor de aceptar la ilegal candidatura del ahora sindicado José Efraín Ríos Montt a la Presidencia y cuyos delegados a las comisiones de postulación, en abierto fraude social, han sido proclives a actitudes tramposas para favorecer intereses poco dignos y cuya dirigencia estudiantil, se disputa a balazos el control de negocios espurios al interior del recinto y que sin la menor vergüenza –de ambos– acompañan al “Señor Rector”, en su demanda de recursos dinerarios. No solo no inspira confianza, sino que no motiva el menor apoyo.

Esta Universidad –la querida Usac– que ahora no se pronuncia sobre los problemas de la población, que no emite opinión sobre el acaparamiento de la tierra, los magros salarios, el desvío de los ríos, que no propone tan siquiera una reforma fiscal decente y decorosa, una Universidad cuyos graduados en leyes se apropian de propiedades ajenas, honestamente no está para movilizarse en su favor. El rectorado actual debe aceptar, con vergüenza, que por componendas baladís no realizó presión alguna sobre el gobierno anterior para que entregara íntegra la cuota universitaria; ahora paga su connivencia oportunista.

Aquella Universidad –la Carolingia– en donde la reelección poco legítima de Decanos y Rector, la ha llevado a obtener –para nuestro estupor– la misma estatura moral de aquel que a sabiendas de la “triste figura” del rectorado, extorsiona, a la otrora academia, con pago de cuota a cambio de apoyo a bonos de deuda, lo dramático es que quizá acepten, aunque sea bajo la mesa. Es ahora una coyuntura propicia para desempolvar la Reforma Universitaria y expulsar a los mercaderes.

Para ver edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace

http://www.elperiodico.com.gt/es/20130808/opinion/232397/

columna helmer

 

CONGCOOP CONDENA LA MUERTE DE LÍDER DE CODECA Y ALLANAMIENTO  OFICINA DE FRANK LA RUE y DEL INSTITUTO DEMOS

La Coordinación de ONG y Cooperativas, -CONGCOOP-  repudia el allanamiento del despacho privado en Guatemala del Relator Especial para la Libertad de Opinión y de Expresión, Frank La Rue y las Oficinas del Instituto DEMOS, ocurrido el pasado 31 de Julio; igualmente  el asesinato del vicepresidente del COCODE de San Ildefonso Ixtahuacán, Huehuetenango, Alfonso Morales Jacinto, miembro de CODECA ocurrido el 28 de julio.

El robo de computadoras y documentos sustraídos ilegalmente de las oficinas de La Rue y del Instituto Centroamericano de Estudios para la Democracia Social, DEMOS, provoca preocupación pues en el caso del Relator Especial,   además  integra un grupo de más de 70 expertos independientes designados por el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas.

En el caso del líder Morales Jacinto, el pasado 28 de julio salió de su casa a eso de las 20:00 horas. A las 06:00 a.m. del siguiente día fue localizado ahorcado a 200 metros de su vivienda. Dirigía la resistencia en la comunidad La Cumbre de San Idelfonso Ixtahuacán, Huehuetenango, para exigir la nacionalización de la energía eléctrica.

CONGCOOP se solidariza con la familia del líder Morales Jacinto, elevando nuestra demanda porque el Ministerio Público y el Organismo Ejecutivo, agilicen la investigación y esclarecimiento de este ataque selectivo en contra de la dirigencia campesina. Igualmente nos solidarizamos con el Relator Especial y con el Instituto DEMOS.

Al Ministerio Público y al Ministerio de Gobernación,  realizar las investigaciones exhaustivas para esclarecer el saqueo de documentos de DEMOS.

A la Procuraduría de los Derechos Humanos, pedimos condenar el hecho y darle seguimiento a los  procesos de investigación; a las organizaciones sociales y comunidad internacional que manifiesten su repudio por estos hechos.

Guatemala, agosto de 2013

 

Puede ser el inicio del fin.

Helmer Velásquez

 

Existen señales políticas, jurídicas y sociales, que podrían interpretarse como el final de la etapa de implantación impune de la minería en el país; obviamente no es el caso del cemento, que goza de protección absoluta, incluida, instalación de base militar ad hoc. La época del viento fresco para la explotación minera inició en 1997, gobierno de Álvaro Arzú Irigoyen, que logró con un Congreso que le era absolutamente sumiso la reforma a la Ley de Minería, ésta dentro de otras cuestiones, declaró: “de utilidad y necesidad pública el fomento y desarrollo de actividades mineras…” y fijó las regalías para el Estado en uno por ciento. 

 

Y es que pese a que ningún frente minero ha sido bien recibido por la población afectada, su instalación se ha logrado provocando división comunitaria, muerte y prisión de pobladores; entre sangre y fuego la industria avanzó, contando además con muy buenos réditos en el mercado internacional. Sin embargo, la bonanza empieza a dar signos de agotamiento, la perseverancia comunitaria da sus frutos: a la resistencia de la comunidad La Puya, San José del Golfo, el rechazo, el Estado de Sitio y la agresión en contra de pobladores de Santa Rosa y Xalapán, se suman a una serie de hechos que generan optimismo y abonan la tesis del declive minero: Gold Corp suspende trabajos en la mina Cerro Blanco, Jutiapa, argumentando baja en precios internacionales de los metales, (Prensa Libre 27.07.13); Corte de Ontario admite para su trámite, querella interpuesta en contra de la empresa Hudbay Minerals (elPeriódico 29.07.13) por sospecha de ilícitos cometidos por su subsidiaria: Compañía Guatemalteca del Níquel; entre otros, crimen del profesor Adolfo Ich, lesiones gravísimas a German Chub (2009), y violación sexual de 11 mujeres, por agentes de seguridad de la empresa. Todos los hechos acaecidos en respuesta a la defensa comunitaria de sus tierras, escrituradas a favor de la empresa en procesos objetados por los comuneros; en Guatemala se declara con lugar el amparo interpuesto en contra de la Minera San Rafael –Tahoe Resources–, por pobladores de Santa Rosa que debería revertir la licencia de explotación, como refiere el Centro de Acción Legal Ambiental y Social (CALAS). 

 

Por último, el gesto presidencial de requerir al Parlamento la moratoria minera –por demagógica que esta fuese–, reviste simbolismo suficiente para “poner nervioso al mercado”; como es obvio, no intento una loa a una victoria inexistente, pretendo, eso sí, saludar el sacrificio y denuedo de los pueblos afectados a cuya abnegación corresponde habernos imbuido un signo de esperanza: es aún posible un futuro ambientalmente sano sin dañina minería.

Para ver edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20130801/opinion/231985/

foto helmer

 

CONGCOOP
Visítanos en FILGUA 2013
Parque de la Industria
Stand número 16
Del 26 de julio al 3 de agosto
En horario de 09:00 a 19:00
Los esperamos

 

VISITANOS _EN_FILGUA_2013

CONVERSATORIO
Entrevista de Alejandro Aguirre, coordinador del Instituto por la Democracia, -ID- de la Coordinación de ONG y Cooperativas, CONGCOOP, publicada en la edición número 18, de Revista CRÓNICA, del 26 de julio de 2013.
El analista Alejandro Aguirre, del ID se refiere a la problemática política, económica y social del país. Los grandes protagonistas son los poderes Ejecutivo y Legislativo, que no responden a las necesidades del momento nacional. PAG 29.
"VIVIMOS ENTRE LA OPACIDAD Y LA CORRUPCIÓN˝
Alejandro Aguirre del ID: "Un sistema político colapsado, el desprestigio de las instituciones del Estado, como el Legislativo, así como la opacidad y corrupción que rodean al Ejecutivo, forman el escenario actual que desencanta a los guatemaltecos, que batallan entre la inseguridad y la carestía˝

pag 2  pag 3

pag  cara