Quienes somos

1quienes-somos

CONGCOOP es una coordinadora que durante años se ha dedicado a promover propuestas de desarrollo.
Leer más...

Nuestro trabajo

2nuestro-trabajo

Nuestro rol de incidencia se fundamenta en dos ejes: producción intelectual y diálogo político.
Leer más...

Nuestros miembros

Nuestros miembros

La coordinadora CONGCOOP está integrada por las siguientes organizaciones:
Leer más...

Contáctenos

Contáctenos

Acérquenos sus observaciones, comentarios, sugerencias y/o estudios.
Leer más...

Institutos de Congcoop

IDEAR

IPD

Contáctenos

PBX: (502) 2503-0600
WHATSAPP: (502) 4299-2497

Dirección:
1a calle 50-77, Zona 2 de Mixco, Colonia Molino de Las Flores. Guatemala.

Estamos en Facebook

Reforestadora de Palmas S. A.  entorpece averiguación

Para descargar el artículo digital de El Periódico presione aquí

— Helmer Velásquez

 

 

Hace exactamente tres años –mayo y junio– dos mil quince, la sociedad se conmociona: enorme mortandad de peces, daños a la salud de niños y adultos, pérdida campesina de capacidad de sustento. El origen: contaminación del río La Pasión, en Sayaxché, Petén, el fenómeno abarca los ciento cinco kilómetros del río, arrasa fauna y flora. El Ministerio Público abre investigación allana instalaciones agroindustriales; la Jueza Ambiental de Peten ordenó, el cierre temporal de la empresa Reforestadora de Palmas Sociedad anónima, tiene indicios de culpabilidad. Esta resolución que casi le cuesta el empleo. Luego la sala de apelaciones de Petén revoca la orden. La empresa nunca detuvo operaciones, desobedeció orden de Juez. Instituciones, organizaciones sociales y entidades internacionales dirigieron la mirada principal sospechosa: Reforestadora de Palmas de Peten S. A. –REPSA–. La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., –Plaza Pública-17.04.17– señala indubitablemente a la palmera y dice: “dirigía sus desechos líquidos a un canal que conduce al río La Pasión”.

De aquellos días trágicos para acá, la situación continúa exactamente igual: la empresa sospechosa lo sigue siendo y la indagación judicial está detenida. Eficientes leguleyos empresariales y algo de aceite de palma han logrado que el juicio no avance. Incluso el proceso no se lleva en Sayaxché, fue a dar a un Juzgado en Izabal, de muy conocida reputación, por sus artilugios judiciales. La reputación de REPSA, eso sí, ha ido en detrimento: en 2018 se acusa a sus personeros de corrupción relacionada al crédito fiscal. Cargill y otras compradoras internacionales le han cerrado las puertas, por mala gestión empresarial. ¿Y el Ministerio de Ambiente? Como siempre: al margen. Impuso –en su momento– dos multas a esta empresa, no se informó si pagaron o eludieron. Esta entelequia pública, se mantiene al margen del problema ambiental. No sirven para mucho. Situación agravada con el actual Ministro, inepto confeso en la cuestión ambiental y “político” de profesión. Empresas como la señalada viven en su paraíso terrenal. La sociedad local amedrentada por guardias privados y el lamentable crimen del Profesor Roberto Lima Choc, hacen de su voz un susurro.

Los pescadores y comunidad local, no tienen duda: REPSA es responsable del ecocidio. La Usac señaló uso de Malation, Naciones Unidas Guatemala, endilgó falta de prácticas ambientales y pérdida del sustento campesino. Perdieron la tierra que concentró la empresa y sus aguas gravemente contaminadas. La justicia aún “averigua” qué pasó. Los empresarios duermen tranquilos bajo “eterna” presunción de inocencia. El campesinado incuba resistencias.

Frente a la incapacidad del Gobierno de la República para garantizar bien común y seguridad ciudadana, sicarios al servicio de poderes empresariales o de capos nacionales y locales, campean con total impunidad reprimiendo a dirigentes campesinos, comunitarios y autoridades indígenas, ESTE ES EL CASO DEL ATENTADO contra RAMON CHOC SACRAB, Autoridad ancestral de Alta Verapaz, acaecido el día de hoy, sobre quien pesaban graves amenazas contra su vida; por su defensa incansable de la tierra y los bienes naturales. Sobre las amenazas a su vida, tenían conocimiento las autoridades de seguridad y justicia, quienes nunca hicieron esfuerzo alguno por garantizar su seguridad personal.

Así mientras las más altas autoridades del Organismo Ejecutivo, están dedicados a increpar a otros por sus propios errores y su falta de capacidad política. Mientras los diputados señalados de corruptela agreden a los agentes de la justicia. La sociedad percibe, una ausencia de conducción política del Estado. No hay gobierno serio en este país y es absolutamente perceptible que tanto Ejecutivo como Parlamento, promueven un clima de odio en contra de los Movimiento Sociales y dirigentes democráticos. Esta situación de vacío de poder y gobierno inepto, está siendo aprovechada por la mano criminal que se ensaña en contra del Movimiento Campesino, sin más “razón” que la defensa de intereses espurios de pequeñas y grandes mafias acaparadoras de los bienes naturales en este país.

Al condenar este nuevo atentado criminal, demandamos de la sociedad el fortalecimiento de nuestros lazos de solidaridad, resistencia y denuncia, en contra de la ineptitud y el odio. Debemos actuar de inmediato para frenar esta ola de criminalidad política que empieza a crecer y puede arrastrarnos a un clima de violencia política, incentivado por huestes conservadoras y corruptas.

Toda nuestra solidaridad con la familia de Ramon Choc Sacrab y el Comité Campesino del Altiplano de quien es miembro.

Guatemala, 1 de junio 2018.

Para ver el artículo publicado por diario La Hora presione aquí

 

Estimadas y estimados, les compartimos la columna CRISIS DE PORTUARIAS: el efecto del saqueo, publicada hoy en el Periódico y escrita por el

director ejecutivo de CONGCOOP, Helmer Velásquez.

Para ver el artículo digital presione aquí

OPINIÓN

Crisis de portuarias: el efecto del

saqueo

Oscura administración de Santo Tomás y Quetzal.

— Helmer Velásquez

La administración de puertos en este país, viene aparejada de suculentas mordidas por ingreso de “mercadería gris” y el saqueo de los ingresos de las empresas administradoras de aquellas aduanas. Cuestión esta, que a Moralitos  le tiene sin cuidado. Le parece normal. Santo Tomás y Quetzal, son las joyas de la corona, la milicia, siempre ha estado a cargo de aquellos menesteres. Retirados jefes de “inteligencia” han sido administradores de portuarias, en donde han operado, a través de clanes de “cuates”: Cofradía, sindicato, Salvavidas, entre otras familias semiclandestinas, siempre con apoyo de solícitos civiles. De administración portuaria han sabido poco –eso no era importante– lo cardinal del negocio: grabar contrabando y administrar el saqueo. Así que eso de invertir en modernización portuaria y mantenimiento de maquinaria e infraestructura no ha estado en las prioridades. “No ha habido presupuesto”.

Así, ahora, que los dos puertos naufragan. Importadores y exportadores achacan culpas al ineficiente Estado. Ellos son cómplices de la debacle. Allí están La Línea 1 y 2. Por su parte, Moralitos, colocó a sus cuates y felices los cuatro. No importa que los ingresos provenientes de la administración portuaria decrezcan. Circulan rumores de plazas fantasmas, de dejar hacer y dejar pasar. Directivos portuarios con dos o más chances, a la vez, en empresas públicas. Afirman sindicalistas portuarios, que personal cargado a la planilla del Quetzal, sirve a otros entes. El Consejo Económico Social por ejemplo: esa especie de pacto de corruptos, versión multipartita, en donde dormitan sindicalistas, intelectuales venidos a menos, burócratas del cooperativismo, y empresarios sometidos a la justicia. Todos en su día, hermanados en alegre comparsa, defendieron a Otto Pérez, argumentando defensa de la institucionalidad. Quién les cree. Fuera de rapiña y corrupción. El problema portuario es que se trata de una debacle provocada, una estrategia para su privatización. Vieja artimaña, quebrar empresas públicas para justificar su venta a corporaciones nacionales e internacionales. Otto Pérez, inició el proceso.

Corresponde a la sociedad defender estos bienes públicos, volver la mirada a su estratégica función. Extirpar la rapiña, o nos quedamos sin puertos. Se trata de negocios apetecidos por el capital transnacional, que cuenta con tecnócratas y burócratas a su incondicional servicio. Los administradores de lo público, en este país, son capaces de ofrecer en pública subasta los puertos, aunque los pagos se hagan en escondite de filibustero. Otto y Roxana sentaron escuela. Fallida por causas ajenas a su buena voluntad. Moralitos no repetirá el error. Así que ojo.

 

Estimadas y estimados, les compartimos el informe Impacto en los Derechos Individuales y Colectivos de las Comunidades Rurales por la Expansiòn de la Palma Acetera, Uso social del agua, alimentación y ejercicio de la defensa de los derechos humanos, presentado en Chisec, Alta Verapaz.

Para descargar el documento pdf presiones aquí

portada

Taller de Capacitación a Red de Mujeres por la Soberanía Alimentaria de Chisec, Alta Verapaz, acompañada por ID/CONGCOOP, para el fortalecimiento de su participación y posicionamiento de sus demandas como mujeres ante autoridades municipales y ministeriales, desarrollado en el Hotel Estancia de la Virgen.

https://drive.google.com/open?id=1epcp1WQe2kAb1tppcc5z0qq8DhMWB_9E

Estimadas y estimados compañeros compartimos con ustedes la columna del director ejecutivo de CONGCOOP Helmer Velasquez y publicada hoy en El Periodico. 

Para acceder a la publicación digital presione aquí

Morales y los crímenes políticos

 

Uso indebido del derecho penal y sicariato.

 

— Helmer Velásquez

El oráculo de Jimmy Morales, apunta hacia los desiertos. Desde aquellas lejanas tierras, se le notifica, vía profecía, en una noche de pascua, allá por las playas josefinas, que es el ungido para secundar a los imperios, denostar al Pueblo Palestino y reconocer, sin dilaciones –eso sí, solo después del imperio– a Jerusalén como capital del pueblo de Dios. Que según afirmaba, el Pastor Virgilio Zapata –en los estudios secundarios de Jimmy– es el Israel de hoy. De nada valieron nuestros compromisos de Estado, con la ONU, ni los llamados de países árabes a no consumar aquel acto hostil. Sin embargo, pesó más el escaso cacumen presidencial y la influencia del entorno que le interpreta los sueños. Es claro: Morales Cabrera es presidente de chiripazo.

Así, entre libaciones, bailes de vientre, adulaciones y charlas en lenguas extrañas, el pequeño Jimmy, olvidó el holocausto palestino y en su obnubilación se deja financiar, por pecaminosos dineros provenientes del juego y otros pecadillos. No importa. La fe permite pecado y virtud. Media vez haya arrepentimiento. Bien lo sabe Morales. Reincidente, en aquellos malabares; su candidatura surge con dineros de chafas corruptos y “sobras” de la plusvalía generada por el lomo de trabajadores guatemaltecos. En la “ética cristina” de Morales todos los dineros tienen cabida y los muertos no hablan. El presidente calla. No emite palabra sobre los crímenes de campesinos. Se le acusa de incitación a delinquir. Enarbola un absurdo discurso de odio. A los hijos de la tierra, no les ha resuelto petición alguna, los asesinados entrarán en sus sueños, señalarán su incompetencia y nunca olvidarán su complicidad con los dueños de la tierra. Aquellos que le adulan, y acompañan en desayunos de oración. Mientras someten al pueblo a hambre, arrebatándole la tierra. Amparados por el apoyo del ejército que Morales “comanda”. Es lo mismo que hace Israel con los Palestinos. Roba su tierra y usted Presidente aplaude aquello.

La noche de negra de la represión en contra el pueblo de Guatemala, debe detenerse, ahora, las fuerzas sociales debemos movilizarnos, señalar al incompetente gobierno de Morales Cabrera por su complicidad en los crímenes. Iglesias, academia, juventudes, campesinos, organizaciones sociales, ¡todos! debemos repudiar, los asesinatos de: Mateo Chaman Paau, Luis Arturo Marroquín, José Can Choc y la agresión armada en contra de dirigentes de la Asociación Campesina Chortí. Detener la vuelta al pasado, debe ser una prioridad para los guatemaltecos de bien. Nunca más la sangre campesina irrigando los campos. Libertad a los presos políticos.