Cada persona tiene derecho a lo que por naturaleza le corresponde, pero que las condiciones sociales del país, no permiten que cada quién goce de esos derechos. Por lo que la población se ve en la necesidad de luchar por obtenerlos y en vez de facilidades, encuentra dificultades y al no poder garantizar el goce de sus derechos, muchos niños, adolecentes y jóvenes, caen en las garras de la delincuencia. Ya que también hay personas que negocian con el dolor de las personas. y en vez de ayudarles, les complican más la vida.

Es importante, pues, que como padres brindemos los mejores cuidados a nuestros hijos e hijas, para procurar por lo más posible a que ellos gocen de sus derechos. Y en el caso de lso niños, niñas, adolescentes y jóvenes, deben de tratar de cumplir con sus deberes y obligaciones para no caer en manos de la delincuencia.

Ya que como el globo, nuestros derechos son tan frágiles y los podemos perder en un momento de descuido.

1

2