Se receta un presupuesto lejos de las prioridades.

HELMER VELASQUEZ

Estos patriotas cada día demuestran tener más dura la cara que cualquier otro órgano corporal. Han permitido que algunos ministerios estratégicos puedan gastar nuestra plata, sin que necesariamente tengan disponibles los fondos para hacerlo. El fondo de la artimaña: comprar sin tener con que pagar –pedir fiado en buen chapín–.

Pese a lo gravoso del asunto, los probos burócratas ministeriales, con el aval presidencial, pretenden que en el presupuesto público del año próximo, ministerios como el de Salud, Gobernación, de la Defensa y Desarrollo Social, tengan vía libre para adquirir determinados bienes y servicios sin probar, que cuentan disponibilidad para comprometer erogaciones, lo anterior queda en evidencia, en los contenidos de la iniciativa de Ley de Presupuesto 2013, presentada por el Organismo Ejecutivo al Congreso de la República.

Esta dirigencia patriota, –por ahora– en funciones de administradores del Estado, salió buena. En su primer añito de gobierno, endeudaron al país por alrededor de Q10 millardos, una bicoca, “manejable” como estima el orondo Ministro de Finanzas Públicas tan es así, que esperan endeudar al país –2013– en “apenas”, Q12 millardos. En términos concretos en ese mismo 2013 pagaremos más de Q10 millardos de la deuda acumulada.

Nada, salió como lo predicado en la campaña electoral, –ninguna novedad– para este pueblo que ha hecho de la mentira política, una forma de entretenimiento malsano. Qué cambia ahora, a nuestro juicio: la falsedad política opera abiertamente en contra de la democracia y la no democracia socava el sistema económico. Se está atizando la confrontación, se eleva el número de pobres, crece la cantidad de presos políticos. Aumento de necesidades sociales, saqueo de recursos naturales, la comunidad internacional nos abandona, estamos cerca de romper el hilo.

Mientras todo en derredor se derrumba, la administración del Estado se receta un presupuesto a su imagen y semejanza, gamonal y lejos de las prioridades, predican hambre cero y dejan al Ministerio de Agricultura, –el que fomenta la producción de alimentos–, en “trozos” dos millones de “aumento”, no se cubre ni la inflación anual.

Para ver el artículo en la edición digital de Elperiódico presione el link

 

http://www.elperiodico.com.gt/es/20120913/opinion/217813/