Quienes somos

1quienes-somos

CONGCOOP es una coordinadora que durante años se ha dedicado a promover propuestas de desarrollo.
Leer más...

Nuestro trabajo

2nuestro-trabajo

Nuestro rol de incidencia se fundamenta en dos ejes: producción intelectual y diálogo político.
Leer más...

Nuestros miembros

Nuestros miembros

La coordinadora CONGCOOP está integrada por las siguientes organizaciones:
Leer más...

Contáctenos

Contáctenos

Acérquenos sus observaciones, comentarios, sugerencias y/o estudios.
Leer más...

Proyección Congcoop

IDEAR
IPD
CE
OBSERVAR OBSERVAR

Contáctenos

PBX: (502) 2503-0600
FAX: (502) 2433-4779

Dirección:
2a calle 16-60, Zona 4 de Mixco, Residenciales Valle del Sol, Edificio Atanasio Tzul, 2do Nivel. Guatemala.

Estamos en Facebook

Sintetizó el pensamiento castizo.

Helmer Velásquez

En este país, el linaje colonial se exhibe grotescamente, particularmente en la finca, aunque… todo el país es una vieja hacienda: armas, cercos, blindados, capataces y ordenanzas. Un señorío venido a menos, o peor aún, uno que nunca existió. Se trata, si acaso, de “ricos coloniales emergentes” aunque traten de no parecerlo. Se autoafirman fortunas rancias, de alcurnia y abolengo. Son, como sabemos: individuos o familias que han accedido a riqueza y dominio atados al poder y en ejercicio de violencia. Cuenta además la historia patria, que al constituir el Estado de Guatemala, aprovecharon legalizar sus haberes. Sin embargo, su legitimidad siguió siendo un problema. Ya sus abuelos peninsulares, habían “resuelto” parte del problema: el Papado reconoció a los reyes legítimos poseedores de los nuevos mundos y estos –a través de mercedes– a sus soldados y servidores civiles; aquellos a su vez a sus descendientes y así hasta nuestros días continúa la tradición. El tracto sucesivo perfecto. Tan sólido e imperativo que dura hasta hoy.


Es decir, por estos parajes la propiedad deviene de mandato divino. Para cerrar el círculo y conseguir la legitimidad absoluta, fue necesario que los avasallados, los despojados, internalizasen el dogma. Y es ahí en donde el asunto se problematiza. Si bien a costa de disciplina y palabra, o para salvar la vida, se terminó aceptando cruz y biblia como estandarte, la propia teología originaria parece reavivarse de siglo en siglo; y más aún el nuevo régimen propiedad ha estado en cuestión, hasta nuestros días. Es obvio, que religión, leyes y fuego han corrido paralelos en la historia por consagrar y mantener la propiedad; sin embargo, un elemento ha sido crucial en el afán de los nuevos ricos –del siglo XVII y descendientes– por legitimarse: la construcción ideológica del antiguo propietario de la tierra y sus descendientes, un ser: decadente, bolo, usurpador, pagano, bragueta suelta; solo sabe sembrar maíz y frijol. Ahora bien, como toda gran mentira histórica, la realidad terminó imponiéndose. Todos los libros que registran nuestra historia, documentan el despojo, otra cuestión es que algunos lo justifiquen. Pero nadie lo niega.


Es así que: miseria provocada, hambre, enfermedad y sobreexplotación, ciertamente dejan huella, se encallecen las almas de los pueblos, pero no envilecen. Nadie urge venganza, eso sí, un lugar digno en la historia, lejos de la ignominia, con propio idioma, orgullo de nación y la heredad recuperada: tierra, territorio, agua, bosque, saberes e ideas. Así que las patrañas de subalternidad, hoy como ayer encubren pillaje y temor acrisolado.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente link:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20141120/opinion/5092/El-chulo-Ban%C3%BAs.htm

El chulo_Banus

El Gobierno aparenta autoflagelarse.

Helmer Velásquez

La pregunta es: por qué el Gobierno anuncia con tanta bulla haberse gastado anticipadamente los fondos que corresponden a salarios y funcionamiento del Sector Justicia; obviamente no se trata de simple cinismo; habrá que hurgar en los entresijos políticos. Un factor a tener en cuenta son las escasas posibilidades del régimen Pérez-Baldetti de permanecer en la administración del Gobierno, todas las cábalas coinciden en que se trata de algo menos que imposible. Para el común de los mortales, la razón del desvarío, no es más que una actitud extorsiva hacia población y Congreso de la República, para lograr aprobación de Bonos del Tesoro y garantizar bonancible Navidad a la nomenclatura patriota.


Los más avezados, suspicaces y amantes de la intriga política; la desfachatez con que lleva la crisis de las finanzas públicas el militar Pérez Molina, no es más que el envoltorio de una acción encubierta. Basta ver –afirman– a la cúpula gubernamental comunicar festivamente el descalabro financiero, parece que anunciaran un logro político. Se trata según este orden de ideas, de un esfuerzo racional fríamente calculado por el equipo militar de Gobierno, que sabiendo perdida la próxima batalla electoral, aplican el Plan B: generar caos, vía no pagar salarios y aguinaldo a la burocracia –algo que no pasaba desde tiempos del presidente Ydígoras Fuentes– atizado aquello con el cierre de servicios de salud, despidos masivos de burócratas, no asignación del situado constitucional a Municipalidades y Usac; generando con estas medidas un estallido social “espontáneo”; que legitime, en aquellas condiciones asumir medidas de orden público, que imposibiliten el proceso electoral y con ello prolongar la permanencia de los militares en el poder. Hacer limpieza social de opositores políticos, particularmente sociales y populares.


Una vez pacificado el país y controlado el caos. Garantizar a empresas y gobiernos del norte: orden, paz y libre inversión. Prometer a la OEA reformas legales y el juramento de volver pronto a la legalidad electoral. Nada nuevo para estos lares. Se trata, nada más de desenterrar una vieja tradición vernácula históricamente dirigida por generales. Para curarnos en salud, las fuerzas sociales debemos expresarnos, reiterar nuestra vocación democrática y un Nunca Más a gobiernos dictatoriales. Naciones Unidas y países amigos deben asimismo pronunciarse en favor de la democracia en este país. No bajar la guardia y creerse aquello de que estamos blindados contra los gobiernos de fuerza es imprescindible. Nada más falso. Recordemos: el espacio político es nuestro oxígeno. A nadie gustará amanecer con este hermoso país por ergástula.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente link:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20141113/opinion/4759/Disfuncionalidad-p%C3%BAblica-provocada.htm

Disfuncionalidad pblica_provocada

La práctica política en Guatemala.

Helmer Velásquez


Nuestra historia política, afinca sus bases en un escaso aliento ideológico han sido –y son– los intereses económicos la dimensión clave. De esa cuenta la historia entre Conservadores y Liberales, no expresa más que la competencia entre pares con intereses diferenciados. Es decir, una puja entre grupos hegemónicos. Sin embargo, cuando la competencia se sale de carril y amenaza la hegemonía elitista, el “arreglo” indefectiblemente llega; esto, para evitar que los subalternos aprovechen la ocasión, tumben el poder hegemónico e instauren un nuevo régimen; hace bastantes años las elites guatemaltecas aprendieron la lección y resuelven sus asuntos en lo “oscurito”, para proyectarse socialmente: graníticamente unidos. Como los chafas. Aunque tomando el té se pateen la espinilla.


Los partidos políticos, históricamente han expresado aquellos intereses y diferencias entre las “grandes” familias; nada ha cambiado y estos –los partidos– siguen representando esos intereses, ahora, con menos lealtad, están a lo que ordene el mejor postor; así las cosas la diferencia entre unos y otros –partidos– es por matices, tonos nada más. Las últimas décadas, –refieren los estudiosos– la fisura está entre ricos tradicionales y emergentes, estos se acusan entre sí, por la escasa legitimidad de su riqueza. La verdad es que ambos grupos han necesitado de la protección del Estado para acumular la riqueza que ahora exhiben. Los ricos rancios consideran a los nuevos ricos: shumos. “Lejos del dulce encanto de la burguesía”; son abusivos, incultos, lamidos: intentan controlar el poder político del Estado. Inaceptable aquello en la cañada.


Así que, si los partidos no expresan ideas fuerza sino intereses económicos –lícitos o ilícitos– eso explica por qué el Congreso de la República actúa como lo hace. El último suceso –la elección de Junta Directiva– no es novedad, lo “nuevo” es haber quitado el último velo a los “socialdemócratas” de Álvaro Colom. Estos abrazan igual que “los otros” intereses espurios. Es por eso que esta transa queda en la historia, sin ese ingrediente, nada tendría de nuevo. Veteranos y bisoños de la UNE, dejaron claro, que son un partido político como todos, capaz de transar por cuotas de poder, sin importar el costo político-social. La situación confirma la tesis: En este país, la política partidista no es más que contubernio signado por intereses económicos, a espaldas de la sociedad. A propósito; bajo coordinación del maestro Alejandro Aguirre, el Instituto por la Democracia de Congcoop, auspiciado por Christian AID publicó un relato histórico sobre el Mapeo del arreglo político vigente en Guatemala, justo en la coyuntura. Les animamos a leerla.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente link:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20141106/opinion/4425/Arreglo-pol%C3%ADtico--o-contubernio.htm

 

 

 

 

El Instituto por la Democracia -ID- de la Coordinación de ONG y Cooperativas -CONGCOOP- y la Fundación Friedrich Ebert presentaron el estudio: MAPEO DEL ARREGLO POLÍTICO VIGENTE EN GUATEMALA.

La Moderación estuvo a cargo de la investigadora Arlyn Jiménez.
El Coordinador del Instituto por la Democracia -ID-, de -CONGCOOP-, Alejandro Aguirre, editó el estudio y realizó la presentación.
El Director Ejecutivo de -CONGCOOP-, licenciado Helmer Velásquez realizó un análisis sobre el estudio.
Los comentarios estuvieron a cargo del Dr. Luis Mack, el diputado al Congreso de la República Ovidio Monzón, y el licenciado Ramón Villalta, Director de la organización Iniciativa Social para la Democracia -ISD-, de El Salvador.

Para descargar el archivo pdf completo presione aquí

Un Gobierno colgado en sus desmanes.

Helmer Velásquez

Este país, nuestro querido país parece condenado a navegar a la deriva, siempre en aguas turbias, negras, sucias ¿Es que hemos perdido la batalla por la democracia política y económica? o como gustan decir algunos científicos sociales, se trata nada más de una transición inacabada hacia la democracia y mejores tiempos. Aquellos en donde gorilas, taimados y lumpen políticos, estarán ubicados en su correspondiente corral; al margen de la política, y los filósofos, poetas, campesinos: los doctos, estén a cargo de gobernar, es decir ¿Nos repondremos en algún histórico momento de la masacre de intelectualidad, que hace apenas tres décadas ejecutaron los militares? Obviamente que sí.


Sin embargo, al mirar alrededor se dificulta encontrar aliento, sentir que aún podemos ganar la guerra pese a perder de forma reiterada las batallas. Hay chispazos de esperanza: revertir provisionalmente, la elección de Magistrados a las Cortes, es uno de ellos. Las movilizaciones agrarias y de los pueblos indígenas, es otro indicador refrescante. La pesadilla retorna, cuando se vuelve la vista al parlamento y se trata de encontrar a los buenos, los rectos, los pensantes: hombres y mujeres. Debemos reconocer que son franca minoría. Una pequeñita reserva moral en la política. Al situarnos en el Organismo Ejecutivo, no podemos estar peor: violencia exacerbada, desorden y corrupción en las finanzas públicas han vaciado las arcas. Debemos desde sueldos y salarios hasta servicios prestados al Gobierno. Un Presidente cuya única función –parece ser– brindar seguridad a las empresas extractivas, lo demás es discurso anodino. No existe una sola política pública de raigambre popular o por lo menos con efectos sociales importantes. Todas las compras del Estado están signadas por una aureola de corrupción. El país no tiene dirección, se hace cualquier cosa por perversa que sea y nada pasa; así por ejemplo: movilizar –por el partido oficial– hordas de maleantes para atacar el parlamento, no tiene más consecuencia que uno o dos detenidos. Los funcionarios incólumes. Retrata eso sí a gobernantes y partido: lumpen políticos, sin ideas, acostumbrados a golpear.


Es tal el desgaste partidario, lo ostentoso de los bienes adquiridos por los gobernantes, y la anomia social, que parece ser nuestro sino histórico: vivir de espaldas al futuro, gobernados por sátrapas e incapaces, mascullando para nuestros adentros. Es este un momento amargo –otro– en donde tenemos encima un país en harapos morales, sociales y políticos. El llamado es a no dejarnos arrebatar el futuro. En la palabra y acción de las organizaciones sociales se teje la esperanza.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20141030/opinion/4095/De-nuevo-sin-rumbo.htm

DE NUEVO_SIN_RUMBO

Pablo Monsanto es de la generación del continuum en la izquierda del país.

Helmer Velásquez

Dos personajes entretejidos con la historia. El primero: Alfonso Bauer Paiz; ya en la histórica altura, es parte de la iconografía revolucionaria de América Latina. Monsanto aún en los avatares y sobresaltos de la política guatemalteca. Bauer  siguió el camino del Estadista, siempre en puestos de responsabilidad de Estado; ya en Guatemala, Cuba, Chile o Nicaragua. Intentó mantenerse al margen de la lucha entre facciones de la Revolución guatemalteca. Se declaró unitario. Así me tocó conocerlo, caminando junto con la Población Desarraigada. Una de sus últimas tareas; luego llegó al Parlamento encabezando la lista de la izquierda y termino sus días produciendo conocimiento desde la Usac. Nunca renegó de la izquierda, la intuyo y vivió militante, unitaria, al servicio del pueblo. Encarnó la izquierda desde la Revolución de 1944 hasta los albores de este siglo.

Pablo Monsanto, es de la generación del continuum en la izquierda guatemalteca. En varias ocasiones Don ABP comentó conmigo –honor que tuve– sobre encuentros y desencuentros de orden político e ideológico tenidos con Monsanto, a lo largo de su vida, entre ellos los entretelones de su candidatura presidencial por el Frente Democrático Nueva Guatemala, que al final no se dio, como lo merecía ABP, otros relatos referían fugaces anécdotas y los desafíos del Reasentamiento de la Población Desarraigada; esta última cuestión entrecruzaba la vida de ambos personajes, obviamente,  en responsabilidades diferentes. Pablo Monsanto, a diferencia de Bauer Paiz ejerce  liderazgo político, con los odios rencores y admiración que este papel acarrea al personaje. Para el caso,  desde la guerra épica a tratos con militares que no “tenían las manos manchadas con sangre”. Del olimpo al fango dirían  críticos, incluso adláteres. Sin embargo, para el personaje un episodio más en la búsqueda de determinaciones políticas.


El objetivo de esta nota no son los personajes;  es hablar de la izquierda partidaria en Guatemala, inacabada aún en sus concepciones del siglo XXI, sigue siendo corriente inagotable de pensamiento y acción. Esperanza de cambio para los contingentes mayoritarios.  Por eso es interesante, conocer nuevas iniciativas desde este sector político; este es el caso del surgimiento de la Convergencia por la Revolución Democrática; al margen de los descalificadores de siempre, evidencia una izquierda viva, sustentada en el reencuentro entre izquierda –Partido– y Movimientos Sociales. La “otra izquierda”  la que propone a Yuri Melini –excelente candidato presidencial– trajo frescura al viejo Partido. La debilidad de ambas su desunión. Es obvio sin embargo, que personajes y propuestas confirman un continuum de una izquierda  que construye futuro.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20141023/opinion/3734/De-Alfonso-Bauer-Paiz%E2%80%A6-a-Pablo-Monsanto.htm

De alfonso