Quienes somos

1quienes-somos

CONGCOOP es una coordinadora que durante años se ha dedicado a promover propuestas de desarrollo.
Leer más...

Nuestro trabajo

2nuestro-trabajo

Nuestro rol de incidencia se fundamenta en dos ejes: producción intelectual y diálogo político.
Leer más...

Nuestros miembros

Nuestros miembros

La coordinadora CONGCOOP está integrada por las siguientes organizaciones:
Leer más...

Contáctenos

Contáctenos

Acérquenos sus observaciones, comentarios, sugerencias y/o estudios.
Leer más...

Proyección Congcoop

IDEAR
IPD
CE
OBSERVAR OBSERVAR

Contáctenos

PBX: (502) 2503-0600
FAX: (502) 2433-4779

Dirección:
2a calle 16-60, Zona 4 de Mixco, Residenciales Valle del Sol, Edificio Atanasio Tzul, 2do Nivel. Guatemala.

Estamos en Facebook

Un Gobierno colgado en sus desmanes.

Helmer Velásquez

Este país, nuestro querido país parece condenado a navegar a la deriva, siempre en aguas turbias, negras, sucias ¿Es que hemos perdido la batalla por la democracia política y económica? o como gustan decir algunos científicos sociales, se trata nada más de una transición inacabada hacia la democracia y mejores tiempos. Aquellos en donde gorilas, taimados y lumpen políticos, estarán ubicados en su correspondiente corral; al margen de la política, y los filósofos, poetas, campesinos: los doctos, estén a cargo de gobernar, es decir ¿Nos repondremos en algún histórico momento de la masacre de intelectualidad, que hace apenas tres décadas ejecutaron los militares? Obviamente que sí.


Sin embargo, al mirar alrededor se dificulta encontrar aliento, sentir que aún podemos ganar la guerra pese a perder de forma reiterada las batallas. Hay chispazos de esperanza: revertir provisionalmente, la elección de Magistrados a las Cortes, es uno de ellos. Las movilizaciones agrarias y de los pueblos indígenas, es otro indicador refrescante. La pesadilla retorna, cuando se vuelve la vista al parlamento y se trata de encontrar a los buenos, los rectos, los pensantes: hombres y mujeres. Debemos reconocer que son franca minoría. Una pequeñita reserva moral en la política. Al situarnos en el Organismo Ejecutivo, no podemos estar peor: violencia exacerbada, desorden y corrupción en las finanzas públicas han vaciado las arcas. Debemos desde sueldos y salarios hasta servicios prestados al Gobierno. Un Presidente cuya única función –parece ser– brindar seguridad a las empresas extractivas, lo demás es discurso anodino. No existe una sola política pública de raigambre popular o por lo menos con efectos sociales importantes. Todas las compras del Estado están signadas por una aureola de corrupción. El país no tiene dirección, se hace cualquier cosa por perversa que sea y nada pasa; así por ejemplo: movilizar –por el partido oficial– hordas de maleantes para atacar el parlamento, no tiene más consecuencia que uno o dos detenidos. Los funcionarios incólumes. Retrata eso sí a gobernantes y partido: lumpen políticos, sin ideas, acostumbrados a golpear.


Es tal el desgaste partidario, lo ostentoso de los bienes adquiridos por los gobernantes, y la anomia social, que parece ser nuestro sino histórico: vivir de espaldas al futuro, gobernados por sátrapas e incapaces, mascullando para nuestros adentros. Es este un momento amargo –otro– en donde tenemos encima un país en harapos morales, sociales y políticos. El llamado es a no dejarnos arrebatar el futuro. En la palabra y acción de las organizaciones sociales se teje la esperanza.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20141030/opinion/4095/De-nuevo-sin-rumbo.htm

DE NUEVO_SIN_RUMBO

El Instituto por la Democracia -ID- de la Coordinación de ONG y Cooperativas -CONGCOOP- y la Fundación Friedrich Ebert los invitan a la presentación del estudio: MAPEO DEL ARREGLO POLÍTICO VIGENTE EN GUATEMALA. (programa adjunto)

Fecha: 30 de octubre de 2014
Lugar: Casa Ariana (11 calle, esquina Reforma zona 9)
Hora: 16:00 en adelante

Los esperamos

MAPEO POLITICO 1

MAPEO POLITICO 2

Pablo Monsanto es de la generación del continuum en la izquierda del país.

Helmer Velásquez

Dos personajes entretejidos con la historia. El primero: Alfonso Bauer Paiz; ya en la histórica altura, es parte de la iconografía revolucionaria de América Latina. Monsanto aún en los avatares y sobresaltos de la política guatemalteca. Bauer  siguió el camino del Estadista, siempre en puestos de responsabilidad de Estado; ya en Guatemala, Cuba, Chile o Nicaragua. Intentó mantenerse al margen de la lucha entre facciones de la Revolución guatemalteca. Se declaró unitario. Así me tocó conocerlo, caminando junto con la Población Desarraigada. Una de sus últimas tareas; luego llegó al Parlamento encabezando la lista de la izquierda y termino sus días produciendo conocimiento desde la Usac. Nunca renegó de la izquierda, la intuyo y vivió militante, unitaria, al servicio del pueblo. Encarnó la izquierda desde la Revolución de 1944 hasta los albores de este siglo.

Pablo Monsanto, es de la generación del continuum en la izquierda guatemalteca. En varias ocasiones Don ABP comentó conmigo –honor que tuve– sobre encuentros y desencuentros de orden político e ideológico tenidos con Monsanto, a lo largo de su vida, entre ellos los entretelones de su candidatura presidencial por el Frente Democrático Nueva Guatemala, que al final no se dio, como lo merecía ABP, otros relatos referían fugaces anécdotas y los desafíos del Reasentamiento de la Población Desarraigada; esta última cuestión entrecruzaba la vida de ambos personajes, obviamente,  en responsabilidades diferentes. Pablo Monsanto, a diferencia de Bauer Paiz ejerce  liderazgo político, con los odios rencores y admiración que este papel acarrea al personaje. Para el caso,  desde la guerra épica a tratos con militares que no “tenían las manos manchadas con sangre”. Del olimpo al fango dirían  críticos, incluso adláteres. Sin embargo, para el personaje un episodio más en la búsqueda de determinaciones políticas.


El objetivo de esta nota no son los personajes;  es hablar de la izquierda partidaria en Guatemala, inacabada aún en sus concepciones del siglo XXI, sigue siendo corriente inagotable de pensamiento y acción. Esperanza de cambio para los contingentes mayoritarios.  Por eso es interesante, conocer nuevas iniciativas desde este sector político; este es el caso del surgimiento de la Convergencia por la Revolución Democrática; al margen de los descalificadores de siempre, evidencia una izquierda viva, sustentada en el reencuentro entre izquierda –Partido– y Movimientos Sociales. La “otra izquierda”  la que propone a Yuri Melini –excelente candidato presidencial– trajo frescura al viejo Partido. La debilidad de ambas su desunión. Es obvio sin embargo, que personajes y propuestas confirman un continuum de una izquierda  que construye futuro.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20141023/opinion/3734/De-Alfonso-Bauer-Paiz%E2%80%A6-a-Pablo-Monsanto.htm

De alfonso

 

 

En alianza construimos democracia Social, Económica y  política.

Afiche2

Para ver el video de la campaña de comunicación presione el siguiente enlacehttp://youtu.be/YXlOVDPfZVU

Para escuchar el audio de la campaña de comunicación presione el siguiente enlace: http://youtu.be/trHZOAUovRk

 

La inversión pública en agricultura.

Helmer Velásquez

Es ahora, en el marco del 41 periodo de sesiones del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA), cuando culminarán los debates sobre los denominados “Principios Para la Inversión Responsable en la Agricultura y los Sistemas Alimentarios” texto de aplicación voluntaria –en concordancia– con los últimos acuerdos de Naciones Unidas, aun y cuando a cuya base está una serie de normas internacionales de orden coercitivo para los Estados. El objetivo de estas Directrices es: “…fomentar la inversión responsable en la agricultura y los sistemas alimentarios que contribuya a la seguridad alimentaria y la nutrición y que, por tanto respalde la realización progresiva del derecho a una alimentación adecuada en el contexto de la seguridad alimentaria nacional”. Se trata de una guía, para gobiernos y sociedades a la hora de definir leyes y política pública atingente a inversiones rurales. El texto final, cuya aprobación se prevé en este cónclave, es criticado desde los Movimientos Sociales por no “proscribir” los daños directos y colaterales que la inversión privada ocasiona en los territorios indígenas y rurales, verbigracia: acaparamiento de tierras y agua.


En cuerda separada, se argumenta que el texto no fija exigencia alguna para incrementar la inversión pública en el campo, ni alude al papel Rector del Estado en la materia, tampoco señala los efectos negativos que el comercio “libre” ocasiona a los pequeños productores; el Foro Internacional de Plataformas Nacionales de ONG (FIP) conformado por 80 plataformas de ONG de Desarrollo; comparte el criterio sobre la poca contundencia del documento en los apartados señalados; valora la parte declarativa. Es decir, la intencionalidad política del CSA, por fijar parámetros racionales a la inversión en los territorios campesino/indígenas. Sin embargo, es firme en reclamar –un piso– equivalente al 13 por ciento del presupuesto público, para la Agricultura de los pequeños productores.


Trayendo el debate a Guatemala, bajo la premisa de que sin soberanía alimentaria nutricional, el desarrollo sostenible es una quimera –pero no del diente a la propaganda como el gobierno nacional–, más bien como lo conciben las organizaciones indígenas y campesinas: movilizando recursos financieros, humanos, institucionales y productivos, con el fin de dinamizar un modelo agroecológico que ubique al ser humano como su objetivo central. Esto no significa, como pregona el agro negocios, que iremos a la pobreza. Por el contrario ahorraremos divisas; esto al no importar insumos –como ahora– dedicando aquellos recursos a una agricultura alimentaria inocua, en donde el fertilizante químico irá quedando como un mal recuerdo en nuestra historia productiva. Aún tenemos tiempo.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

 http://www.elperiodico.com.gt/es/20141016/opinion/3407/Un-mundo-sin-hambre.htm

Un mundo_sin_hambre