Quienes somos

1quienes-somos

CONGCOOP es una coordinadora que durante años se ha dedicado a promover propuestas de desarrollo.
Leer más...

Nuestro trabajo

2nuestro-trabajo

Nuestro rol de incidencia se fundamenta en dos ejes: producción intelectual y diálogo político.
Leer más...

Nuestros miembros

Nuestros miembros

La coordinadora CONGCOOP está integrada por las siguientes organizaciones:
Leer más...

Contáctenos

Contáctenos

Acérquenos sus observaciones, comentarios, sugerencias y/o estudios.
Leer más...

Proyección Congcoop

IDEAR
IPD
CE
OBSERVAR OBSERVAR

Contáctenos

PBX: (502) 2503-0600
FAX: (502) 2433-4779

Dirección:
2a calle 16-60, Zona 4 de Mixco, Residenciales Valle del Sol, Edificio Atanasio Tzul, 2do Nivel. Guatemala.

Estamos en Facebook

En manos de “La 2” y sicarios.

foto helmer

Helmer Velásquez

La credibilidad política en los gobernantes siempre ha sido minimun minimorum, como decía el ingeniero Aníbal García, repitiendo –quizá– frase escuchada en las aulas de la Usac. El mínimo del mínimo, repetía para los legos. Nunca pensó, el ingeniero García, que la realidad le rebasaría y llegaríamos al menos cero, algo así como acampar en estepas cercanas a bosques siberianos. Pues bien, con esto del cambio climático e impulsada por corrientes monzónicas llegó la Vice al país… calladita y sin Secretario Privado. Aquel que le lleva agenda, secretos oficiales y de familia. El más íntimo luego de mano dura –en términos oficiales, claro está. Pues resulta que aquel secretario privado –de honradez y escrúpulos– escapó de la comitiva vicepresidencial al mejor estilo del hombre araña y eso sí, dejó dicho que se presentará a los tribunales de justicia; le faltó nada más a la señora Vice, anotar la fecha en que lo hará.


Vistos los hechos, a ciudadano alguno incomodará que nos denominen banana republic. La vieja tesis yankee está probada. Para quitarnos aquel halo de burla mundial habrá que remover de su puesto a los actuales gobernantes y nombrar a un intendente de gobierno, para efectos de firma y giro normal de la administración pública. En tanto, una fuerza constituyente nombrada sectorialmente, rehace las normas fundamentales del Estado. Es hora de la seriedad, nadie esperó nunca que la refundación del Estado podría tener visos de realidad y estar a la vuelta de la esquina y es que sea cual fuere el desenlace del desfalco aduanero, este país no será el mismo. Ha quedado al descubierto la gusanera y los ranfleros. Se ha roto el mínimo pudor de Estado, ahora sí estamos frente al espejo y despeinados. Ya ni el shampoo que produce la exitosa empresa de la señora Baldetti Elías sirve para guardar las apariencias y de paso domar el pelo parado de la ciudadanía. Que renuncien, no se logrará ni con grúa; estamos frente al cinismo pleno. Acá debe operar la legalidad y la presión pública.


Así mientras el –bandera– Ministro de Seguridad, militarizaba –sin efecto– la zona 18, los batos locos de la mara palaciega hacían del guacamolón su guarida perfecta, todos en máxima parranda y bajo el paroxismo del enriquecimiento ilícito, perdieron el norte y quedaron expuestos a una CICIG incorruptible, hasta la contrainteligencia les falló, ahora ni la “dos” podrá salvarlos. El Ejército está igual de comprometido; desde los años setenta administra aduanas. De esta crisis, una Nueva Nación.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20150423/opinion/11563/Clica-Batos-Palaciegos.htm

clica

 

La Coordinación de ONG y Cooperativas, -CONGCOOP-, felicita la valentía y la capacitad investigativa de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, CICIG, al desarticular la principal red de defraudación aduanera que controlaba operaciones desde la Superintendencia de Administración Tributaria, SAT. A la vez la insta a que continúe con la investigación, ya que es difícil pensar que sobre todo la vicepresidencia no se diera cuenta de ello. Igualmente, la investigación de otras redes que consideramos existen incrustadas en el Estado-gobierno.

Ahora se comprende porque en aduanas no se había implementado un Plan de fiscalización que conllevará el combate a la defraudación y contrabando aduanero. Dicha defraudación ha repercutido directamente en la merma de la recaudación tributaria y por lo tanto en la inversión social, principalmente en educación, salud, desarrollo rural.

Expresamos nuestra total solidaridad y apoyo a la continuidad de las labores de la CICIG en Guatemala, y consideramos oportuno que el presidente Otto Pérez Molina solicite una ampliación de su mandato en Guatemala.

Guatemala, 17 de abril de 2015

 

El traje blanco de Pérez Molina.

foto helmer

Helmer Velásquez

En este país, en donde el ejercicio del poder político –y económico– ha estado signado por la violencia, la intriga y el crimen. Es absolutamente imposible que cualquiera de los personajes que han ostentado su ejercicio, presuman de desconocer aquellas prácticas o situarse en el terreno del “yo solo sé que no sé nada”; amnesia súbita que aqueja al militar Pérez Molina, alrededor de las masacres en contra el pueblo Ixil o la ejecución del comandante guerrillero Efraín Bámaca: dos casos emblemáticos, sobre cuya autoría hay abundantes testimonios; esta nota sin embargo, no va por aquellos dramas. Solo es una referencia a la impunidad que cobija, a quienes ejercen o han ejercido el poder; Alfonso Portillo es –ahora– la excepción, aunque a nadie escapa que las circunstancias de su juicio y condena, atienden a resortes de cuna noble, ligados a escarmientos políticos más que a lucha contra la impunidad.


Así las cosas: mientras se ejercían buenos oficios para que Portillo permaneciera tras las rejas el mayor tiempo posible, al interno del país los mismos personajes, se devanaban en encontrar la fórmula jurídica para liberar al reo Efraín Ríos Montt; cuestión que sin dificultad lograron con una pequeña ayuda de sus amigos del Constitucional. Ahora bien, ¿por qué Pérez Molina, se da baños de nacionalismo y despotrica en contra de la intervención extranjera, cuando esta aboga por extender el mandato de la CICIG? La respuesta es simple, obvia diría yo, tanto él como Baldetti Elías están quedando sin el abrigo de los círculos económicos, aquellos que hasta hace unos meses eran sus amigos y mecenas toman ahora distancia; unos en aras de no verse ligados a la corruptela que viralmente pulula en el ambiente y los otros simplemente porque a rey muerto rey puesto. Lo cierto es que la retaguardia del militar gobernante está al descubierto. En aquellas circunstancias un no a la CICIG desde la Presidencia, es una cuestión preventiva contra males mayores. En todo caso, desde la ciudadanía ajena a los entresijos del poder no solamente apoyamos el mandato de CICIG, sino que nos oponemos a que este sea acotado en razón de evitar la investigación de los grupos paralelos creados para esquilmar los dineros públicos y favorecer la defraudación aduanera. En síntesis: la CICIG debe de continuar.


Nota al margen: mi saludo a Sergio Rivera –el caballero de la cancha– y nuestros votos personales y familiares por una pronta recuperación y su rápida vuelta a la actividad deportiva.

 

Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20150416/opinion/11276/Los-oscuros-andamios-del-poder.htm 

Los oscuros

La Coordinación de ONG y Cooperativas -CONGCOOP-, atentamente les invita a la Presentación del libro: Territorio y geopolítica: insurgencia y desmovilización en el Petén. 1960-2000

libro