Quienes somos

1quienes-somos

CONGCOOP es una coordinadora que durante años se ha dedicado a promover propuestas de desarrollo.
Leer más...

Nuestro trabajo

2nuestro-trabajo

Nuestro rol de incidencia se fundamenta en dos ejes: producción intelectual y diálogo político.
Leer más...

Nuestros miembros

Nuestros miembros

La coordinadora CONGCOOP está integrada por las siguientes organizaciones:
Leer más...

Contáctenos

Contáctenos

Acérquenos sus observaciones, comentarios, sugerencias y/o estudios.
Leer más...

Proyección Congcoop

IDEAR
IPD
CE
OBSERVAR OBSERVAR

Contáctenos

PBX: (502) 2503-0600
FAX: (502) 2433-4779

Dirección:
2a calle 16-60, Zona 4 de Mixco, Residenciales Valle del Sol, Edificio Atanasio Tzul, 2do Nivel. Guatemala.

Estamos en Facebook

Base de la Soberanía Alimentaria y el Buen Vivir en Guatemala

Presentación

La Coordinación de ONG y Cooperativas, CONGCOOP, a través del Instituto de Estudios Agrarios y Rurales, IDEAR, realiza su agenda de investigación mediante la definición estratégica de dos líneas temáticas: tierra y territorio y economía familiar y comercio. El estudio de la agricultura familiar campesina se intersecta en ambas líneas porque la tierra y el territorio son el recurso y espacio fundamental para realizar la agricultura que, para un amplio sector de la población rural, sigue siendo la principal actividad en la economía familiar, además porque gracias al enorme esfuerzo de miles de campe- sinos y campesinas, realizado en condiciones de desigualdad en el acceso a recursos y oportunidades, esta actividad sigue alimentando a la población urbana y rural en Guatemala, Latinoamérica y el mundo.

El estudio forma parte de un proceso investigativo más amplio, que desde el 2012 se viene impulsando, en el marco del proyecto “Contribuyendo al Desarrollo Económico Integral del Área Rural”, gracias al apoyo de WeEffect Centro Cooperativo Sueco. De especial interés resulta la publicación de este estudio, justamente en el 2014 decla- rado por la Organización de Naciones Unidas, conjuntamente con el Fondo Mundial de Alimentación, FAO, y el Foro Rural Mundial, como Año Internacional de la Agricultura Familiar.

La celebración del Año Internacional de la Agricultura Familiar constituye una oportu- nidad para desarrollar medidas que aseguren, a mediano y largo plazo, un desarrollo sostenible de la agricultura familiar campesina y, consecuentemente, de los entor- nos rurales en todos los continentes, especialmente en los países que padecen las consecuencias del hambre y la desnutrición.

Es también una fecha propicia para reconvertir los programas asistenciales predo- minantes desde hace una década y organizar la producción campesina transformán- dola en motor del desarrollo nacional desde un enfoque sustentable y una práctica soberana de los pueblos que reconozca la experiencia y el conocimiento ancestral, pero con un profundo compromiso y dotación de recursos por parte del Estado y la sociedad. (CONGCOOP 2013 24/11/13)

El debate sobre la agricultura familiar campesina, que llega a su mejor momen- to en el 2014, es considerado como un rescate histórico de la agricultura familiar ya que propiciará un nuevo posicionamiento internacional para el análisis de las problemáticas y oportunidades que afectan la agricultura y los con- textos rurales, como el nuevo papel del Estado en la era post-neoliberal, los nuevos enfoques sobre desarrollo rural, el enfoque desde la territorialidad, el incremento de las inversiones públicas para el campo, el impacto del alza de los alimentos a nivel familiar, la demanda futura de la producción alimentaria, la generación de condicio- nes favorables para promover la agricultura, la reorientación de políticas públicas integrales, la concentración/acaparamiento de la tierra y la penetración de semillas de origen transgénico, así como en la inversión de los/as agricultores/as y de la reo- rientación de instituciones para la agricultura.

Para descargar el documendo pdf completo presione aquí

CONGCOOP -_Libro_Agricultura_Familiar_Campesina_Sostentable-1

La descampesinización está íntimamente ligada con la destrucción de la vida y la identidad de los pueblos indígenas.

La vida campesina está en peligro y, en Guatemala, la mayoría de familias campesinas son indígenas.

Con el despojo corporativo de sus territorios ancestrales, está en peligro no sólo el valor del alimento como fuente de vida,

sino la valoración y las prácticas de manejo colectivo de la naturaleza, cualidades humanas que han aportado los pueblos originarios en el mundo,

negadas por el modelo económico capitalista.

Frente a la expansión generalizada de los monocultivos, en especial de la industria azucarera, los terrenos para cultivar alimentos escasean

cada vez más, dando lugar al despojo y al hambre.

Una Producción del Instituto de Estudios Agrarios y Rurales -IDEAR- de CONGCOOP 2014.

Para ver el video completo presione el siguiente enlace:

https://www.youtube.com/watch?v=4SDXT0DFRbU 

territorialidad tzutujil_2015

Editorial Agricultura familiar, alimento y empleo

Helmer Velásquez

Este año nuestra Revista Territorios está dedicada a la Agricultura Familiar Campesina, al IV Congreso Nacional de Pueblos, Comunidades y Organizaciones y a una entrañable pensadora guatemalteca. Las razones de la decisión, si bien obvias, consideramos ne- cesario explicitarlas: como es ampliamente sabido –2014– es el año de la “Agricultura Familiar” declarado por Naciones Unidas, por tanto nos sumamos a la conmemoración; esto por supuesto no agota nuestras razones. Si bien nos agradó enormemente, el reco- nocimiento de Naciones Unidas a la actividad humana que alimenta al mundo. Nosotros queremos patentizar nuestro homenaje a los cinco millones de seres humanos que en Guatemala viven de y para la agricultura a pequeña escala, personas de carne y hueso como ustedes y nosotros, que se organizan, luchan, proponen, dialogan y de cuya activi- dad económica depende el empleo de miles de personas y el alimento de esta sociedad.

Conjugar este número de Territorios, entre agricultura y el IV Congreso de Pueblos, Co- munidades y Organizaciones, es una hecho profundamente intencionado; el IV Con- greso es síntesis y expresión del campesino maya/guatemalteco. En tanto sujeto, social, político y económico; no se trata de una figura folklórica de pose teatral y lastimera. Se trata de un cónclave de dirigentes que reivindican vida digna, ajenos a las dádivas del Estado. Son hombres y mujeres conocedores de saberes ancestrales, avocados al cuidado de la naturaleza, la que alimenta la especie y sustenta al mundo. Un Congreso en el que concurren los factores intrínsecos, de la Agricultura Familiar Campesina: pueblos: es de- cir, los cuidadores del territorio, los poseedores de la sabiduría, comunidades: las formas organizativas en donde se desarrollan los saberes y se reproducen los pueblos, organiza- ciones: sin el entramado humano para la producción y solidaridad, no es posible la agri- cultura campesina. Una agricultura sin organización social y productiva, está destinada a

Revista Territorios No. IX

entregarse a los cantos de sirena del agronegocio. Cola de león en la cadena productiva, dependiente de compradores lejanos y objeto de los vaivenes de las bolsas de valores.

Para significar aún más, en nuestra Revista hemos coincidido los responsables políti- co-institucionales, de la misma, en una especial dedicatoria para este 2014. Se trata de un reconocimiento explícito a una pensadora revolucionaria. Dirigente estudiantil y mi- litante revolucionaria desde las juveniles aulas de la secundaria. Se sublevó contra la dic- tadura militar para confrontar la ignominia. Asumió con franqueza y corazón solidario la tarea colectiva: construir la nueva sociedad. Esta afable compañera, enraizó sus saberes con los campesinos agrarios –sí los de Otto René– con los pueblos –sí los de Humberto Akabal– con los obreros sindicales –sí los de Huberto Alvarado; se trata de una científica social en toda la letra, comprometida y amante. Por eso y porque es una compañera de tantas lunas y andares de pueblo, este número se dedica, muy especialmente a la escritora guatemalteca: Tania Palencia Prado.

Paara descargar el documento pdf completo presione aquí

portada terriotorios_IX

Héroes de una generación

Helmer Velásquez

foto helmer

Conocí con relativa cercanía a Polo y Elio, así les llamábamos en la “U”; no tuve el honor de conocer a Magaly Belches, los tres pertenecen a aquel fragmento de humanidad, que se rebeló en contra de la injusticia y opresión sobre la cual está erigido este país. Juventud que denunció la mano dura con que militares y oligarcas han perpetrado las peores atrocidades en contra de obreros y campesinos de este país. La exclusión, el racismo y el desprecio con que la vida de los pueblos indígenas ha estado signada. La muerte de niños por hambre, la explotación hasta la extenuación de familias completas en las fincas de café y caña. El trabajo esclavo de miles de niños en esos fundos en donde trabajaban y trabajan sin salario, pues, “solo acompañan” a sus padres.


Polo y Elio, compartían entre sí aulas y actividad política, les conocí activando en el grupo político estudiantil MAPU, una derivación del Frente Estudiantil Social Cristiano, en la Facultad de Derecho de la Usac. Eran los años setenta. Se le señalaban a este grupo posiciones “reformistas” más bien cercanas a la Democracia Cristiana. Sin embargo, la frustración generalizada de la sociedad y la juventud, por los fraudes electorales, cierre de espacios de expresión y la salvaje represión –policiaco/militar– en contra de la oposición política a la dictadura militar; llevó a muchos integrantes de esta fuerza política estudiantil a buscar alero y militancia en posiciones de primera línea en contra de la dictadura. Ese fue el caso de Polo y Elio, abrumados –como muchos– por la situación y con el pecho henchido de patriotismo, arrojo y conciencia social pasaron a militar al Frente Estudiantil Revolucionario Robín García “FERG”.


Pese a militar en organizaciones estudiantiles diferentes; nosotros hacíamos vida en la Alianza Democrático Progresista “FRENTE”, con cierta frecuencia conversamos con Polo sobre nuestras ideas políticas, los problemas de la Facultad de Derecho y alguna vez participamos en una representación teatral en el marco de un retiro sindical en Eamus. Tres estudiantes, tres vidas, tres esperanzas truncadas. Los tres fueron asesinados en el interior de la Embajada de España por la Policía Nacional de este país. Seres humanos de muy alta valía que arriesgaron vida y familia en razón de ideas y compromiso con la democracia social y económica. Aquellos al igual que otros inmolados en la Embajada, solo buscaban una Guatemala diferente: democrática e incluyente. Ni terroristas, ni delincuentes tres patriotas entregados a la causa de la humanidad.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20150122/opinion/7433/Leopoldo-Pineda-Elio-Ram%C3%ADrez-Magaly-Belches.htm

Leopoldo

 

Otro General que sale por la puerta de atrás.

Helmer Velásquez

foto helmer

Este es el Gobierno de los planes fallidos y la demagogia; veamos porqué: Desarrollo Rural: un Ministerio de Agricultura desfinanciado y un tercio de su magro presupuesto dedicado a comprar fertilizante químico; los Patriotas boicotean aprobación de Ley de Desarrollo Rural en el Congreso; reforma fiscal pírrica, solo castiga a empleados, los otros tributos devienen en “inconstitucionales”; despenalizar las drogas: cayó en saco roto; dignificación del trabajador: salarios atrasados a trabajadores del sector público, rebaja del salario mínimo; salud para todos: hospitales desabastecidos, sin equipo humano, tecnológico, ni medicina. Educación para todos: se reduce la matriculación en primaria al 83 por ciento y desaparece la carrera de Magisterio. No más deuda pública, y esta se incrementó en un 15 por ciento –en los primeros tres años de mandato– la previsión es que llegue al 31 por ciento al final del mandato; mano dura, fin de violencia común: más de 400 muertos en ataques a buses durante el 2014. El colmo, ni eso de “regalar” pisto vía transferencias condicionadas han podido hacer bien, se redujo la frecuencia de entregas y el número de beneficiados.


Derechos Humanos: criminalización de la propuesta social, muertos a mansalva en Totonicapán; muertos y encarcelados en San Rafael Las Flores y Alta Verapaz, agresión a mujeres y niños en La Puya; encarcelamiento de dirigentes sociales en todo el país. Promoción de la impunidad para consigo mismo –del Presidente– y con el reo Efraín Ríos Montt. Libertad de Expresión: juicios contra periodistas, silencio cómplice frente a los ataques contra comunicadores. Combate a la Corrupción: el país es reconocido en el mundo de los ranking por una galopante corrupción a todos los niveles de la administración pública. Fonapaz es el barco insignia, que “se niega” a naufragar. Todos los Ministerios acudieron a la compra directa; cárceles y Policía Nacional Civil se corroen a sí mismas. Fortalecimiento de la Institucionalidad: ninguno de los Ministerios puede presumir de haber consolidado institucionalidad, en contrario se da un desmedro de la misma, lo más patético y obvio Salud Pública y Desarrollo Social.


Pérez Molina tiene poco que mostrar, su alianza con el capital, solo le sirvió para que lo dejaran gobernar y disfrutar de las “riquezas” del poder; sin embargo, a la hora de aportar al desarrollo, el capital cerró el puño y lo puso en su lugar; el General no tuvo suficientes galones, para constituirse, en lo dicho en campaña: “militar nacionalista y reformador” ¿Y? Qué viene después: el túnel.


Para ver la edición digital de El Periódico presione el siguiente enlace:

http://www.elperiodico.com.gt/es/20150115/opinion/7171/Gris-gesti%C3%B3n-de-P%C3%A9rez-Molina.htm

Gris gestin

Análisis a partir de casos de incidencia exitosa en la región 

Centro Peruano de Estudios Sociales - CEPES

PRESENTACIÓN   

El tema de la tierra parecía estar ya superado, luego de las reformas agrarias implementadas en varios países de la región durante la segunda mitad del siglo pasado. Ahí donde se aplicaron parecía que se ponía fin a una injusta distribución de la propiedad de este recurso natural, cuya importancia no solo era –y es– económica, sino también social y cultural.

Pero resulta que, décadas después, la tierra resurge como un problema aun más complejo, pues a una (nueva) polarización1 en la estructura de propiedad, se le suma la competencia por su uso: alimentos, agroexportación, biocombustibles, urbanización, industrias extractivas. Ya no son solo ni principalmente terratenientes ‘como los de antes’, sino corporaciones con intereses diversos que buscan vorazmente el control de tierras y territorios para rentabilizarlos como fuente de producción agrícola (alimentos para la exportación o para la producción de biocombustibles), de especulación urbana, de extracción de minerales, hidrocarburos y maderas, de recursos genéticos, de generación de energía, hasta de protección ambienta. En este afán compiten inversionistas, con todo tipo de ventajas, con los derechos de los ocupantes originales: campesinos, indígenas, pequeños y medianos agricultores, comunidades campesinas y nativas y pequeños centros urbanos. Los gobiernos tienden a atender los intereses de los primeros, quienes tienen a su favor la influencia sobre las autoridades y el apoyo de importantes medios de comunicación. A diferencia de la formación de los antiguos latifundios, el método para hacerse de las tierras no es necesariamente ejercer la violencia sobre los ocupantes (tampoco la excluye), sino la aprobación de leyes hechas a su medida y conveniencia, así como el debilitamiento de los mecanismos institucionales de defensa de los derechos de los ocupantes originales.

1 La polarización se refiere a que, por un lado, un número significativo de campesinos, indígenas, afrodescendientes, en general de pobladores en condición de vulnerabilidad dominan una escasa cantidad de tierras usualmente de menor calidad y, por otro lado, un grupo pequeño de inversionistas y corporaciones privadas se han hecho del control de grandes cantidades de tierras, por lo general de mayor calidad.

La acción política de las poblaciones afectadas se convierte, así, en una necesidad para resistir la agresiva ‘conquista’ territorial de las corporaciones y revertir las prácticas institucionales que las limitan e impiden desarrollarse. Al lado y en alianza con las poblaciones afectadas surgen iniciativas desde la sociedad civil para contribuir a que sus derechos sean respetados a través del desarrollo de diferentes mecanismos y canales de presión sobre el Estado, así como de influencia en la opinión pública.

De eso se trata esta publicación: de mostrar las diversas formas en que son amenazados los derechos sobre la tierra de los ocupantes (campesinos, indígenas, comunidades o pequeños agricultores) y las distintas formas de resistencia, rechazo y respuesta a esas amenazas.

Fernando Eguren Presidente del CEPES

Para descargar el documento pdf completo presione aquí

 

DIEZ PROPUESTAS_PARA_LA_ACCION_POLTICA_EN_TIERRAS_Y_TERRITORIOS_EN_AMRICA_LATINA-1